Shaqiri y Xhaka fueron figuras ante Serbia, celebraron con un gesto político e hicieron recordar la guerra

Tres jugadores tienen origen kosovar, el DT es de origen bosniocroata y otros dos tienen raíces de naciones de Los Balcanes en constante conflicto histórico con Serbia. 

Xherdan Shaqiri, Valon Behrami y Granit Xhaka vivieron un especial partido en el Suiza vs. Serbia en la Copa del Mundo ya que celebraron con todo el triunfo de su equipo y revivieron las cenizas de la Guerra de los Balcanes. Los tres tienen origen kosovar y hasta festejaron haciendo el gesto del águila de la bandera albanesa.

Fotos | Xherdan Shaqiri y Granit Xhaka vs. Serbia

Tanto Shaqiri como Xhaka, autores de los goles, festejaron haciendo el gesto de un ave con sus manos. El gesto se vinculó de inmediato al águila que aparece en la bandera de Albania, país en conflicto con Serbia y que apoya la independencia de Kosovo, contrario a la negativa de Belgrado que lo reconoce como parte de su territorio.

Shaqiri nació en Kosovo y se marchó a Suiza a los cuatro años. Es de los más activos defensores del país, a cuya selección no pudo representar ya que su aceptación en la FIFA fue posterior a su debut por Suiza. En sus zapatos imprimió las banderas suiza y de Kosovo y tras el gol celebró con el águila albanesa.  

La preferencia de Shaqiri incluso despertó la molestia del delantero serbio Aleksandar Mitrovic quien al saber que el suizo iba a poner una bandera de Kosovo en su zapato derecho, le lanzó sin mucho cariño: “Si ama tanto a Kosovo que decidió poner una bandera, ¿por qué rechazó la posibilidad de jugar por su selección”. Los zapatos fueron tomados por la prensa serbia como una provocación y una forma innecesaria de vincular el fútbol con la política. 

El propio Shaqiri contó que la casa de su tío en Kosovo fue saqueada y quemada durante la guerra y que vivía en una región muy pobre, situación que pudo cambiar tras migrar a Suiza. Uno de los problemas que formó la amalgama de razones que hizo explotar la Guerra de Yugoslavia en los 90 fue la intención de independencia de varias regiones del control de Belgrado, entre ellas Kosovo. Sin embargo no lo logró en ese momento y sufrió con la brutal respuesta desde Serbia y la desatinada y desproporcionada  intervención de la OTAN que causó aún más destrucción a finales de la década. 

"¿Qué si el DT de Kosovo me quiere como capitán? Por supuesto, lo he pensado. Haría lo que fuera por jugar por Kosovo”, agregó Shaqiri antes de la Euro 2016.

En 2012 Shaqiri jugó ante Albania y puso en sus zapatos las banderas de Suiza, Albania y Kosovo. "Fui criticado por eso, pero es extraño que algunas personas se sientan de esa forma, porque es simplemente mi identidad". 

Otro que festejó con el águila es Granit Xhaka, quien pese a nacer en Suiza tiene origen albanés-kosovar. Su padre fue detenido por el gobierno del criminal de guerra Slodoban Milosevic y esta situación obligó a su familia a exiliarse en Suiza. Su hermano Taulant defiende a Albania y ambos se toparon en la Eurocopa 2016.

El tercero del grupo es Valon Behrami, nacido en Kosovo y es de origen albanés, por lo que sufrió muchísimo en la previa de la guerra al igual que sus dos compañeros de equipo. Sus padres perdieron el trabajo por ser albanokosovares y ante la amenaza constante y latente de ataques del ejército serbio a la población local, decidieron exiliarse en Suiza, país que acogió al joven Behrami y su familia. Incluso tiene un tatuaje en su pierna, en donde aparece el escudo albanés y un niño jugando al fútbol mientras aviones lanzan bombas. 

Otro que jugó un partido especial es el técnico de Suiza Vladimir Petkovic. Nació en Bosnia y es hijo de croata. Salió de Yugoslavia rumbo a Suiza cuando era jugador en 1987 y vivió desde lejos la explosión de la guerra. Consultado previo al duelo sobre si para él tiene algún significado enfrentar a Serbia, el DT evitó el tema.

“No estoy en la política. Tenemos nuestros objetivos. Estamos acá por deporte y para representar a nuestro país de la mejor manera posible y no estamos interesados en nada más”, lanzó Petkovic. 

Además del DT, Granit Xhaka, Xherdan Shaqiri y Valon Behrami, en la selección de Suiza también hay otros jugadores con raíces balcánicas y que vienen de países que tuvieron conflicto con Serbia durante la guerra de la década de los 90.

Blerim Dzemaili nació en Macedonia y es de origen albanés, aunque su familia emigró a Suiza arrancando de los crímenes de la guerra. Haris Seferovic tiene ascendencia bosnia y su familia emigró desde Los Balcanes a Suiza antes de su nacimiento. Además de ellos, aunque fuera de la selección, Josip Drmic también es un futbolista suizo con orígenes croatas, mismo caso que Mario Gavranovic que además de croata tiene ascendencia bosnia. 

Si bien llevar los problemas políticos de Los Balcanes al fútbol es algo lamentablemente común, hay dos episodios que tienen renombre. La primera y más famosa es la patada de Zvonimir Boban a un policía serbio en Zagreb, situación que muchos dicen que apuró el inicio de la guerra. Otra fue la protesta de hinchas albaneses-kosovares en un partido de Eliminatorias de Eurocopa en Belgrado en 2014 donde hinchas visitantes ingresaron un drone que portaba la bandera de la Gran Albania y que provocó protestas que suspendieron el partido.

La Gran Albania es una región histórica de Los Balcanes en las que se cuentan, aunque de manera no oficial, a Albania, Kosovo, parte de Grecia, parte de Macedonia, parte de Montenegro y parte de Serbia.

Foto: Getty Images

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

#DTaco, el programa del fútbol femenino en Chile