Robbie Robinson dejó marcado su nombre en la selección chilena. Y no fue por algo dentro de la cancha. El delantero del Inter Miami, quien a fines de agosto de 2021 fue citado a la Roja. Pero un día antes del encuentro frente a Brasil por las Clasificatorias al Mundial de Qatar 2022, adujo problemas personales y abandonó la concentración del equipo que entonces dirigía Martín Lasarte. Ese 2 de septiembre, la Canarinha celebró un 1-0 gracias a un gol del talentosísimo Éverton Ribeiro.

La estadía del ariete de 23 años, quien tiene madre chilena, en el seleccionado nacional duró apenas un instante. Y se interrumpió sin mayores explicaciones, aunque meses después, Robinson declaró en Miami Total algunas de las razones que lo llevaron a tomar esa determinación. "Tal vez al pueblo chileno no le gustó, pero es mi carrera y son mis propias decisiones. Creo que hice lo correcto", afirmó en los últimos días de enero de este año. Más allá de esa declaración, el nombre del espigado jugador que mide un metro y 88 centímetros no ha desaparecido del radar del cuerpo técnico de Chile, que debe afinar detalles para un nuevo desafío, pues se confirmó un amistoso contra Qatar.

El staff está encabezado ahora por Eduardo Berizzo. Y precisamente fue él quien mostró interés en volver a tentarlo con vestir la camiseta chilena, que hace pocos días tuvo el estreno de su último modelo. Según la información a la que accedió Redgol, el Toto preguntó en la ANFP por la situación de Robinson y su elegibilidad por Chile, toda vez que también está disponible para ser convocado por Estados Unidos. Después del exhaustivo análisis que ha hecho de los futbolistas seleccionables, considera que el compañero de Gonzalo Higuaín en la Major League Soccer puede ser un aporte al bloque ofensivo. 

Los tours que el DT campeón con O'Higgins ha tenido por las canchas chilenas le hicieron sacar algunas conclusiones: por biotipo, condiciones técnicas y físicas es difícil encontrar un Robinson entre los futbolistas disponibles. Ve que podría tener un efecto futbolístico positivo, tal como ocurrió con Ben Brereton, quien luego de su aparición en la Roja tuvo un despegue que le permitió ser el indiscutido goleador del Blackburn Rovers y atraer muchas miradas desde la Premier League

Una grave lesión tendrá a Robinson de baja por tres meses y medio

Más allá de que el director deportivo nacional, Francis Cagigao, mostró la carta en la que Robbie Robinson firmó el consentimiento para renunciar a Estados Unidos y ser convocado por Chile, esa situación todavía no garantiza la presencia del "19" del Inter de Miami, pues no llegó a estrenarse en un partido Clase A, según la definición que otorga la FIFA a los encuentros internacionales.

"Yo decidí mandarlo a casa", expresó el hispano-inglés que encabeza el organigrama de las siete selecciones nacionales que dependen de la Federación de Fútbol de Chile. Pero el riesgo de perderlo está, pues el jugador también figura en los planes estadounidenses. Para muestra, un botón: estuvo en la lista preliminar para la última edición de la Copa de Oro, pero no entró en la definitiva. 

Pero eso provocó que el nacido en Londres, quien fue ojeador del Arsenal de Inglaterra durante 24 años, tomara muchos recaudos para la posterior citación de algún jugador con doble nacionalidad, como ocurrió con el belga-marroquí-chileno Nayel Mehssatou. Para convencer al joven carrilero del KV Kortrijk de Bélgica se trazó una planificación que incluyó visitas presenciales de Cagigao para compartir con el polifuncional futbolista surgido de la cantera del Anderlecht, quien dejó una positiva impresión en la gira por Asia, el primer desafío de Berizzo al mando del equipo. 

Si bien todo parece estar en manos de Robinson, esa determinación tiene un margen de espera, pues ahora las fuerzas del ariete están enfocadas en otra cuestión: dejar atrás la operación que sufrió a raíz de una grave lesión en el tendón de la corva. Esa intervención ocurrió a mediados de junio y según los plazos estipulados inicialmente, requerirá un tiempo de rehabilitación cercano a los cinco meses. A día de hoy, restan tres meses y poco más. ¿Volverá a aparecer en alguna nómina de la Roja? El interés, por parte de Eduardo Berizzo, está.