Palestino fue otro de los clubes que se movió en el último día del mercado de pases para la segunda rueda del Campeonato Nacional 2023 en el fútbol chileno. El cuadro árabe oficializó el arribo de un “9” argentino que tuvo un paso por Peñarol de Uruguay, uno de los equipos más grandes de Sudamérica.

La referencia es para Hernán Rivero, un atacante de 30 años que fue confirmado como incorporación para el plantel que adiestra el Vitamina Sánchez. “Estoy muy contento de llegar. Desde que me hicieron la propuesta estuve muy interesado”, aseguró el jugador que mide un metro y 92 centímetros

“Soy un jugador que lo deja todo, siempre con mucho corazón y garra. Vengo para tratar de devolver la confianza que están depositando en mí para traerme”, afirmó Rivero, quien tiene un pasaporte lleno de timbres gracias a su carrera profesional.

Comenzó en All Boys de Argentina y tuvo un paso por Alajuelense de Costa Rica. Regresó al cuadro albo y saltó al Correcaminos de México, donde anotó nueve conquistas en 2017-2018. Deportivo Pasto de Colombia, Sportivo Luqueño de Paraguay y el Celaya mexicano también aparecen en la bitácora de Hernán Rivero.

Palestino ficha al “9” argentino Hernán Rivero, ex Peñarol de Uruguay

Tras su segundo paso por el fútbol azteca, Hernán Rivero desembarcó en el balompié uruguayo. La primera camiseta que defendió ahí fue la de Montevideo Wanderers, donde dejó buenos números. Anotó 20 goles en una escuadra donde coincidió con el chileno Christian Bravo, el chileno-uruguayo Matías Fracchia y el charrúa Guzmán Pereira, ex mediocampista de Universidad de Chile.

Con ese dato goleador, Peñarol fue a buscarlo. Pero no pudo sacar su máximo potencial en el cuadro Carbonero, donde estuvo apenas un semestre. Cerró su breve ciclo en el Manya con cero tantos en el conteo personal.

Durante el primer semestre de 2023 militó en River Plate, también de Uruguay. Anotó dos conquistas. “Hablé mucho con ex compañeros chilenos y me recomendaron mucho el país. Palestino es un club importante que siempre pelea por entrar a copas. Espero de a poquito agarrar esa confianza que necesita un delantero para marcar goles”, contó también Rivero al sitio oficial del Tino.

Antes, en el Darsenero, fue autocrítico de su estadía en el cuadro aurinegro. “No rendí como se esperaba, pero eso ya pasó en mi carrera. Un equipo grande no te espera y más uno como Peñarol. No tengo ningún remordimiento ni nada”, recordó en marzo de este año. Y ahora llega a Palestino con el afán de competir con Maximiliano Salas y el lesionado Bruno Barticciotto.