El extraño Mundial del 2030 es ya una realidad. El grueso de la competencia se disputará en España, Portugal y Marruecos, mientras que los tres primeros partidos inaugurales se jugarán en Argentina, Uruguay y Paraguay. ¿Y Chile? Bien gracias en esta pasada.

Dentro de todo este despelote de países involucrados, se espera que sea España el país con más partidos y sedes de la competencia. Aunque claro, ya hay una nación que se está pasando algunos pueblos en sus aspiraciones.

Se trata de Marruecos, que por medio de Faouzi Kekjaa, el presidente Real Federación Marroquí de Fútbol (FRMF), transparentó sus intenciones de recibir la gran final del torneo.

“Las sedes que vamos a presentar no solo van a tener las exigencias de la FIFA, sino que gozarán de diversidad cultural y de riqueza geográfica”, afirmó el dirigente a la emisora marroquí Radio Mars. Cabe recordar que la candidatura conjunta exige entre 14 y 18 estadios en total y que Marruecos presentó seis sedes (Agadir, Marrakech Casablanca, Rabat, Tánger y Fez).

En ese sentido, Kekjaa expresó su deseo para la gran definición: “Esperamos vivir una final extraordinaria que honre a todo el continente y a las jóvenes generaciones en un estadio en Casablanca que será extraordinario y maravilloso”.

Sobre los partidos que se jugarán en suelo sudamericano, el dirigente marroquí sostuvo que “esto hará que los aficionados de todo el mundo puedan celebrar un verdadero mundial centenario”.

“Será una Copa del Mundo extraordinaria entre las dos orillas del Mediterráneo y que representan a dos grandes civilizaciones”, concluyó.

¿Qué pasó con la candidatura de Chile para el Mundial 2030?

Según la investigación realizada por RedGol, desde la FIFA expresaron su molestia con el “intervencionismo” realizado desde el Gobierno de Gabriel Boric, en materias como separar la ANFP de la Federación de Fútbol de Chile, la presión por terminar los contratos con casas de apuestas y la poca regulación existente en materia de seguridad en los estadios.