La ilusión inicial de La Roja y de todo Chile sobre la posibilidad de jugar el Mundial de Qatar 2022 encontró un portazo desde la FIFA, ya que este organismo decidió no sancionar ni a Ecuador ni Byron Castillo y mantener su lugar en la máxima cita planetaria del fútbol.

A través de un comunicado en su página web y tras estudiar los antecedentes del caso, "la Comisión Disciplinaria de la FIFA ha decidido cerrar el procedimiento disciplinario iniciado contra la FEF (Ecuador)", por lo cual no hubo ningún tipo de castigo a las irregularidades denunciadas por la ANFP.

El abogado de Chile, Eduardo Carlezzo, había realizado una conferencia de prensa para hacer públicas las pruebas que él manejaba sobre la irregularidad de Castillo, pero en Suiza estos reclamos no fueron escuchados. En el mismo comunicado, la FIFA señaló que La Roja tiene 10 días para apelar, algo que tendrán que analizar en Quilín, ya que este no es el único camino posible para continuar con la demanda.

¿Qué es el TAS?

El TAS es el Tribunal de Arbitraje Deportivo, al cual se recurre en muchas ocasiones en diversas disciplinas, más allá del fútbol, para alzar un reclamo que no tuvo un veredicto favorable en la respectiva organización. Muchas veces esta ha tenido resultados distintos a los que determina la FIFA, teniendo que cambiar una resolución. Sin ir más lejos, por esta vía Gustavo Quinteros le ganó una demanda a Ecuador por una indemnización adeudada.

¿Por qué podría apelar Chile al veredicto de la FIFA?

Además de los 10 días que estableció la FIFA para apelar, Eduardo Carlezzo había asegurado en la última conferencia de prensa que, si el fallo no era favorable a Chile, recurrirían al TAS. Ahora con el resultado en la mano, habrá que ver si la ANFP y el abogado brasileño mantienen esta postura. El mismo caso de Gustavo Quinteros dice mucho de que este tribunal puede ir en contra de una decisión del ente rector del fútbol.

Normalmente los fallos del TAS tardan cerca de seis meses, pero debido a esta situación puntual y que el Mundial se acerca, podría entregar una resolución más rápida de lo habitual. Incluso Chile puede no apelar a la FIFA e ir directamente al Tribunal de Arbitraje Deportivo.