El codazo que Leonardo Gil le pegó a Ignacio Saavedra, el sábado pasado en Santa Laura, le costó muy caro a Colo Colo. El clásico estaba parejo, pero al quedar con un jugador menos el elenco albo decidió replegarse y perdió la profundidad que exhibió a ratos en la primera parte.

Tarjeta roja que fue muy criticada por el medio, debido a que fue totalmente gratuita. Por lo mismo hizo recordar la que sufrió hace algunas fechas Maximiliano Falcón, cuando le pegó un pelotazo a Luis Montes de Everton, cuando estaba caído en el suelo.

 

Fue suspendido por esa torpe expulsión el Peluca, aunque además de la sanción impuesta por el Tribunal le llegó una interna: Gustavo Quinteros lo relegó a la banca, perdiéndose el Superclásico contra la U y además el duelo ante Cobresal. Dos partidos donde el Cacique no conoció la victoria.

Por eso la interrogante de cara al futuro de Gil caía de cajón, ¿sufrirá la misma mano dura por parte del técnico?  A pesar de que Quinteros adelantó en Santa Laura que ese codazo "debió ser para amarilla", y que "algunos no jugaron todo el partido y estarán enteros, como Leonardo Gil", estudia la sanción deportiva.

A pesar de que para el técnico es importante el juego de presión que muestra constantemente el ex Rosario Central en la cancha, al ahogar la salida del rival, tiene pensado sustituirlo por Carlos Palacios en la posición de enganche.

 

Luego habrá que ver la sanción que Gil reciba por parte del Tribunal, pues seguro no estará ante Palestino y es probable que tampoco juegue ante La Calera. Opción para Palacios, Marcos Rojas o Jordhy Thompson para ocupar ese lugar, quienes con rendimiento deberán ponerle pesada la pista al boliviano-argentino sobre la vuelta de Gil a la titularidad.