Después de una intensa espera, los fanáticos del tenis en Chile tuvieron su tan anhelado encuentro con Rafael Nadal. Tras largos nueve años el legendario tenista español volvió a nuestra tierra para jugar la Copa Museo de la Moda y vencer a Alejando Tabilo por 7-5 y 6-3. Eso sí, más allá de lo sucedido dentro de la cancha -especialmente construida para el evento en San Carlos de Apoquindo-, Rafa de seguro no olvidará el verdadero rally que corrió durante 48 horas en Santiago.

Y es que él mismo reconoció hace algunos días que esta podría ser su última vez como jugador profesional haciendo una gira de exhibiciones, por lo que ningún chileno quería perderse la oportunidad de poder verlo y tener la fortuna de tomarse una foto o pedirle un autógrafo sobre una pelota de tenis. Así, donde fue desató la locura y vivió casi dos días de locos en nuestro país.

La "Rafamanía" se tomó la capital

Tras vencer a Casper Ruud en Argentina el miércoles 23 de noviembre, el jueves 24 por la mañana el manacorí de 36 años tomó el avión que lo trajo a esta larga y angosta faja de tierra, donde aterrizó cerca del mediodía. Así, a las 14:45 horas arribó a su primera parada: en un hotel de la zona oriente de la capital una sala llena de periodistas lo esperaban para la conferencia de prensa.

No solo de tenis o del evento en sí le consultaron al ganador de 22 Grand Slams, sino que también tuvo palabras para una de las polémicas del Mundial de Qatar 2022 y una amplia variedad de temas. Poco más de 40 minutos duró la instancia, la que una vez finalizada lo llevó directo a su siguiente estación.

Rafa Nadal tomó el ascensor y bajó del cuarto al primer piso del hotel, donde saludó de lejos a un buen puñado de niños que lo esperaban ansiosos, pero su gente expresó que no había tiempo para detenerse. Sin embargo, lo que vendría después haría colapsar todo lo planificado, ya que se desató la "Rafamanía" en un evento repleto de niños.

Tras la intensa conferencia, a las 18:00 horas el actual número dos del Ránking ATP llegó hasta San Carlos de Apoquindo para ser la gran estrella de una clínica de tenis en la que más de 400 niños lo esperaban, pero con su arribo quedó la grande.

Siete canchas repletas de jóvenes que sueñan con llegar a ser como él aguardaban por su visita, y por más que la organización del evento intentó mantener el orden lo cierto es que fue imposible. Así, la seguridad fue puesta a prueba y los pasillos entre cancha eran una verdadera locura cuando el español caminaba por ahí, donde lo taparon en fotos y pedidos de firmas.

La idea era poder haber jugado con alguno de los pequeños, pero lo cierto es que eran tantos que hubiese sido verdaderamente imposible hacerlo. Así, después de unas fotos en cada cancha con los jóvenes que lo esperaban se fue rápidamente para su siguiente destino: una exclusiva cena.

Cerca de las 19:00 horas en el Museo de la Moda estaba el ganador de 92 títulos ATP para participar de una comida donde recorrió las instalaciones y después pudo compartir con leyendas de nuestro tenis como Nicolás Massú y Fernando González, y tras eso solo faltaba esperar el gran día del evento.

Así, este viernes 25 recién pasado fue la gran cita de Rafael Nadal ante los 12 mil espectadores que llenaron la pista en Las Condes. Tras jugar una exhibición de dobles junto a los tenistas en silla de ruedas Gustavo Fernández y Martín de la Puente, Tabilo y Nadal saltaron a la pista a eso de las 22 horas, duelo que se extendió hasta poco más de las una de la madrugada.

El primer set estuvo muy peleado e incluso el chileno nacido en Canadá tuvo tres puntos de ventaja para llevárselo, pero el oriundo de Manacor sacó a relucir su calidad y lo ganó 7-5. Tras eso, la segunda manga también fue una demostración del español de su increíble nivel y se lo llevó por 6-3, y se llevó el trofeo.

"Cásate conmigo", "te doy un hijo", "te hago un queque" y cientos de "te amo" junto a varios chilenismos le gritaron a Rafa desde el público, y hasta un valiente le lanzó un "cásate con mi mujer". Lo cierto es que Nadal se tomó todo con humor y sonreía con cada grito y hasta interactuaba con algunos fanáticos.

Al finalizar el encuentro, era la última oportunidad de algunos de intentar conseguir una foto con su ídolo, por lo que se generó una verdadera batahola para intentar pillarlo. Eso sí, el cuerpo de seguridad se movió rápidamente para sacarlo de ahí y su visita a Chile llegó a su final. Un momento sencillamente histórico.

Así, la mañana de este sábado 26 Rafael Nadal tomó su vuelo para partir a su próximo destino, donde jugará más exhibiciones con Casper Ruud en Ecuador, Colombia, Brasil y México y su rally de casi 48 horas en su tercera visita a Chile llegó a su fin, pero de seguro tanto él como el pueblo chileno no olvidarán todo lo que ocurrió en estos intensos dos días.