La suspensión de la Supercopa por los incidentes provocados por la Garra Blanca en el Estadio Nacional provocó la molestia de los jugadores de Colo Colo. Leonardo Gil y Arturo Vidal fueron dos que ese día en Ñuñoa evidenciaron sus ganas de continuar el partido.

“Brasil y Argentina casi se matan (en eliminatorias) y jugaron igual”, dijo el King, declaración llamativa por el peso que tiene el recién arribado al Cacique.

Maximiliano Falcón salió en su defensa e intentó explicar lo que dijo su compañero. “Como dijo Arturo, teníamos muchas ganas de jugar el partido, pero ahora entendemos más en frío la situación que se vivió, después de todo lo que se vio. Vimos unas imágenes después”, señaló el Peluca.

También pedían jugar porque pensaba que iban a darle la copa a Colo Colo, lo que encontraba injusto. “A veces cuando queda poco tiempo dan por ganador a un equipo, pero con 10 minutos en el fútbol puede pasar cualquier cosa. Y era una falta de respeto darle la copa a Colo Colo”, agregó.

Falcón quiere jugar la Supercopa lo antes posible

Maximiliano Falcón manifestó su deseo de terminar ese partido rápidamente. “Vi que se reprograma, pero no se sabe para cuando. Se nos vienen más partidos y son cosas que se empiezan a atrasar, como cuando pasó con la final de la Copa Chile el año pasado, que se jugó mucho después”.

“Mientras antes se juegue, mejor para nosotros y también para Huachipato, que tiene campeonato internacional y también se quieren sacar este partido. Queremos salta esta página para centrarnos en el campeonato”, confesó el charrúa.

Finalmente habló de la incertidumbre que hay por el paro anunciado por el Sifup si no se revierte la situación de los siete extranjeros en cancha.

“Queremos jugar, pero estamos en la línea de todos los jugadores. Esperemos que se juegue, sería lo mejor, porque Godoy Cruz viene con hartos partidos. Uno como jugador sabe que lo más importante es la continuidad”, indicó el Peluca.