La desafiliación de Deportes Melipilla de la ANFP, por dobles contratos, generó un verdadero lío en el fútbol chileno, con Deportes Copiapó como el club más perjudicado, porque no ha podido jugar en cancha ante Curicó Unido por un cupo a Primera División.

El cuadro nortino se ganó su derecho a buscar el ascenso, pero la lenta determinación en la sede de Quilín no ha permitido que se dispute el encuentro con los torteros, debido a que algunos clubes piden que corra la lista, y así tomar el puesto del desafiliado cuadro melipillano.

El León de Atacama ya pidió a la ANFP que les otorguen un cupo directo en Primera, tras este tremendo problema, debido a que gran parte de sus jugadores terminaron contrato a finales de 2021 y no tienen plantel para presentarse en condiciones adecuadas.

La ciudad nortina se ha unido en apoyo al club, y autoridades respaldan al equipo, ya que el gobernador de Atacama Miguel Vargas Correa, junto a parlamentarios y otros delegados de la región van a viajar a Santiago para exigirle a Pablo Milad, presidente de la ANFP, un lugar para su cuadro en Primera.

"Copiapó es un club pequeño que le cuesta el doble salir adelante y la gente estaba realmente entusiasmada. Por lo tanto con las expectativas, con las esperanzas de la gente de Atacama no se puede seguir jugando", dijo con rabia el gobernador.

"Por eso nos adherimos plenamente al clamor del pueblo atacameño de exigir que Copiapó, a partir de sus logros deportivos, sea ascendido a la primera división del fútbol profesional", agregó Correa.

De esta manera, se juega un nuevo capítulo en la penosa teleserie que protagoniza la ANFP y que tiene como gran perjudicado a Deportes Copiapó.