Universidad de Chile deja en el olvido las temporadas que sufrió en los puestos de descenso en la tabla de posiciones, donde ahora está peleando en la parte alta y soñando con el título en el Campeonato Nacional.

Una situación donde ha resultado clave el técnico Mauricio Pellegrino, donde se destacan tres momentos clave en la temporada, donde el argentino metió mano a su plantel para enderezar el rumbo desde lo táctico y lo futbolístico.

Cambios

Desde que el entrenador argentino se estrenó con los azules en el torneo, se le criticó los tres hombres en delantera, donde Leandro Fernández iba cargado al sector izquierdo y acompañado por Nicolás Guerra con Renato Huerta.

Luego de caer ante Huachipato en el estreno, vencer a Unión Española y volver de golpe a tierra siendo derrotados por Palestino, poco a poco Pellegrino se comenzó a convencer que tenía que cambiar, porque el ex Independiente simplemente se veía perdido.

Fue ante Magallanes que comenzó a probar minutos con dos puntas, lo que ya se hizo realidad en el triunfo como visitante ante Curicó Unido, donde sus delanteros fueron Fernández y Guerra, ante la lesión que sufría Cristián Palacios, lo que marcó el primer movimiento.

Factor Assadi

Fue tras el primer receso que tuvo el Campeonato Nacional, cuando Universidad de Chile fue a jugar un amistoso ante River Plate en Argentina, que Pellegrino nuevamente ajustó piezas, con la idea de poder meter a Lucas Assadi, quien había quedado sentado en la banca la gran parte de los partidos.

Fue en ese entonces, cuando el argentino hizo un rombo en la zona de volantes, dejando al “10” de la U en su verdadero puesto, siendo el eje de salida con los delanteros, lo que también fue un golpe positivo dentro del camarín.

Assadi comenzó a ser clave en su juego con los delanteros y tomar su rol de protagonista en el esquema azul, lo que se mantiene en la actualidad, pero con otro ajuste para sumar más puntos.

Lína de tres

El último cambio, también fue probado en amistosos con Pellegrino, aunque en la última fecha de la primera rueda ante Ñublense ya había dado señales: pasar a línea de tres defensores.

Con Matías Zaldivia, Nery Domínguez y Luis Casanova en el fondo, todos con buenos rendimientos, la zona de volantes también se alzó en su nivel, con ahora cinco hombres comprometidos en zona media.

Juan Pablo Gómez, Israel Poblete, Federico Mateos, Marcelo Morales y la salida de Lucas Assadi, con más libertad que nunca, hicieron nuevamente mover el camino de la U.

Uno que lo llevó a vencer a Universidad Católica categóricamente en el Clásico Universitario por 3-0, además de bajar al campeón de invierno, Huachipato, a domicilio.

Tres cambios que han marcado el actuar de Universidad de Chile, pero que le han dado un impulso a los azules que, actualmente, están en puestos de pelear un título, como hace años no pasaba.