Claudio Bravo es el jugador más histórico de la selección chilena q actualmente está activo. Debutó el 2004 en la Roja, lo que demuestra su papel preponderante dentro del combinado nacional.

Algo que Ricardo Gareca entiende en su llegada a Chile. A diferencia de Eduardo Berizzo, que lo tuvo borrado prácticamente en todo su proceso por las diferencias surgidas entre ambos, el Tigre quiere darle un rol importante por toda su experiencia.

Por eso es que realizaron una videollamada entre las partes. Según reveló El Mercurio, duró cerca de 10 minutos, donde pudieron conocerse para tener una primera impresión.

“La recepción fue cordial y cautelosa. De buen ánimo y protocolar”, dieron a conocer debido a que recién se trata del primer paso. De todas formas, desde el entorno de Claudio Bravo manifiestan que el golero valoró el gesto.

¿Qué hablaron? Cercanos a Bravo cuentan que el técnico quería saber su estado de salud, su intención de volver a ser seleccionado y conocer su mirada sobre la Roja en la actualidad.

Bravo recuperado de la lesión

Claudio Bravo no ve acción hace tres meses en el Betis. Su último encuentro fue en noviembre, aunque ya está de vuelta en los entrenamientos con el elenco sevillano y espera jugar antes de los amistosos de la selección chilena.

Estos serán ante Albania y Francia, una ocasión propicia para que Gareca pueda ver al grueso de los jugadores que utilizará tanto en Copa América como en las eliminatorias, lo que le da la chance de regresar a Bravo.

Con 40 años, Bravo no juega por Chile desde marzo del año pasado, en la victoria por 3-2 ante Paraguay en el estadio Monumental. Ya en la recta final de su carrera, integrar un nuevo proceso sería un gran broche tras 20 años comprometido con la selección nacional.