Un momento de mucha tensión se vivió sobre el final del partido que disputaron Tomás Barrios y Christian Garin en el Chile Open, por una dudosa pelota que cantaron mala.

Con el marcador 5-5 en el segundo set, Gago sacaba con el score 30-40 en el undécimo juego. En ese momento jugó una derecha cruzada muy ajustada que el árbitro cantó ancha y significó el quiebre de Barrios.

El nacido en Arica no se convenció de la decisión y atravesó toda la cancha para mirar la marca de la pelota en la arcilla. Al acercarse, no podía creer la decisión arbitral y se quedó reclamando un buen rato al juez de silla, que bajó a mostrar el bote.

Resignado debió volver a su lugar de descanso, pero antes metió a Barrios al baile, que nada tenía que ver. Le preguntó si encontraba que la pelota era buena o mala, quizás esperando un gesto de fair play de parte de su compatriota.

La respuesta de Barrios

“Yo la veo mala”, le respondió Tomy ante la incomodidad del público, que veía a dos chilenos enfrentarse en primera ronda y además discutir una bola que terminó siendo crucial al final del encuentro.

Luego de esa jugada, Barrios no se desenfocó y cerró con su saque de manera impecable el partido para llevarse la victoria por 7-6 y 7-5, ratificando el buen nivel de las últimas semanas.

Ahora el chillanejo debe enfrentar a otro chileno por el paso a los cuartos de final, pues debe enfrentar a Alejandro Tabilo, quien además es su compañero de dobles en el Chile Open.