Son las 1 de la madrugada en territorio nacional y el español Roberto Carballés se muestra ofuscado en el tercer set del partido contra el francés Cotentin Moutet en el Chile Open, que se disputa en San Carlos de Apoquindo. “La cancha es injugable”, señalaba el hispano a viva voz.

Ese fue el sentir de los tenistas en el primer día de competencia. La arcilla no se encontraba en óptimas condiciones en el court central, lo que desató críticas de los jugadores.

“La pista está un poco blandita, hay veces que metes la pierna y haces un agujero, por lo que hay que parar y arreglarla”, señaló el también español Pedro Martínez tras caer en el primer partido de la jornada inaugural.

De hecho el hispano, que en un momento tropezó, agregó que “se pone incómodo y peligroso, porque te puedes trabar el pie como me sucedió con la caída”.

Federico Coria, quien venció a Alex Molcan en primer ronda y jugará ante Nico Jarry este miércoles seguramente, fue un poco más diplomático. “Prefiero ser político en este tema”, indica el trasandino.

“Entiendo que las canchas no están en las mejores condiciones, tienen que mejorar, hay que trabajarlas. Pero uno habla mal de la canchas y después te quitan los torneos, así que está bárbara la cancha, ja, ja”, señaló Coria.

Debut de los chilenos

Esta tarde se espera en el court central Jaime Fillol el estreno de dos tenistas chilenos en el cuadro principal.

A las 19 horas se enfrentarán Tomás Barrios con Christian Garin, un partido que espera recibir a mucha gente. El ganador irá contra Alejandro Tabilo en segunda ronda.

“Es triste que estemos todos al mismo lado del cuadro, pero son cosas que pasan en el tenis”, manifestó Barrios antes de jugar contra Gago.