Max Verstappen mostró que tiene mucho por decir en esta temporada de la Fórmula 1 al imponerse en el Gran Premio de Miami, en su primera edición, para ganar por segunda vez consecutiva. El piloto de Red Bull Racing mostró sus intenciones desde el arranque en el que pasó del tercer a segundo lugar.

Luego de quedarse con el puesto con el que partió Carlos Sainz de Ferrari, poco a poco se fue acercando al dueño de la pole, Charles Leclerc, también de la escudería italiana, y con una gran maniobra en la recta principal se adueñó definitivamente de la cima para no soltarla más en el resto de la carrera.

El neerlandés, campeón del mundo en la más reciente campaña, fue alargando la distancia al punto que todo parecía definido a menos que pasase algo que finalmente ocurrió pues en la vuelta 41 de las 57, Lando Norris chocó estrepitosamente con Pierre Gasly por lo que tuvo que salir el auto de seguridad.

A falta de 10 para el final, se reanudó con la posibilidad que Leclerc se lanzara por el primer lugar con la opción del DRS pero la defensa del monarca actual fue impecable. Mismo caso fue en la pelea por el tercer lugar que el español Carlos Sainz logró aguantar en contra de Sergio Pérez.

Por debajo de los dos Red Bull y Ferrari se ubicaron George Russell (Mercedes), Lewis Hamilton (Mercedes), Valtteri Bottas (Alfa Romeo), Esteban Ocon (Alpine), Fernando Alonso (Alpine) y Alex Albon (Williams) para completar la zona de puntos. En la tabla general, Leclerc es primero con 104 unidades y Verstappen segundo con 85.