Víctor aplaude. Se ve muy emocionado. De hecho, seca una que otra lágrima que invade sus ojos. Todo eso mientras su hijo Pablo Solari, el Pibe, recibe una ovación más de la hinchada de Colo Colo, que lo vitoreó en los minutos previos del partido que los albos perdieron por 4-3 ante River Plate en el estadio Sausalito de Viña del Mar. 

Llegó al reducto donde habitualmente hace de local Everton acompañado de su pareja y su hijo Mateo, quien tuvo algunos meses en el equipo juvenil de A.C. Barnechea, que tiene interés en retenerlo para la próxima campaña.

Y vivió una tarde imborrable en una visita a un país que le encanta. Así al menos lo hizo saber en un diálogo con Redgol. "Estoy muy feliz. Más allá del resultado, esto es una fiesta. Él está muy contento de este partido. Nos lo hizo saber, por eso decidimos venir, Nos sentimos como en nuestra casa" , comentó.

"Chile y Colo Colo le han dado muchas alegrías y él se las ha dado a Colo Colo. Es recíproco, la gente lo ovacionó y le dieron la medalla que tanto soñó, ganar este campeonato. Se tuvo que ir a la mitad, pero yo creo que tiene un pedacito de la copa", aseguró el padre del Pibe, autor de cinco goles en el Campeonato Nacional 2022 que terminó con la ansiada estrella 33. 

"Son cosas que emocionan. Reencontrarse con viejos amigos, eso da mucha emoción como padre, ver esas cosas. Más allá de jugar bien o mal", agregó Víctor, quien en su minuto contó que encaró a un par de dirigentes de River Plate para consultar por el interés en su vástago. Por cierto que disfrutó mucho con el doblete del Pibe Solari. Sobre todo con el primero, en el que le picó la pelota a Brayan Cortés, quien no pudo desviar el tiro pese a haber tocado la bola. 

Pero también aplaudió un gol de los albos. El de Esteban Pavez, que sirvió para remontar el encuentro y dejar el transitorio 3-2 a favor del actual campeón de la máxima categoría chileno. "Somos una familia muy agradecida y siempre estaremos agradecidos de Colo Colo", dijo Víctor Solari para explicar por qué batió sus palmas ante algunas jugadas albas.

"De Chile siempre seremos de Colo Colo, cuando Pablo se fue seguimos viendo los partidos y luchábamos para que saliera campeón. Así se dio y estamos muy contentos", cerró, quien vivió una tarde difícil de borrar, pues es fanático de River Plate y presenció muy cerca de la primera fila la penúltima función de Marcelo Gallardo al mando de la dirección técnica de la Banda Sangre luego de ocho exitosos años.