Colo Colo partió este viernes recordando el aniversario 33 de la inauguración definitiva del estadio Monumental, pero el día estuvo a nada de convertirse en una jornada trágica. En medio del arangazo previo al clásico contra Universidad Católica, el techo del sector Cordillera cayó colapsado.

Un grupo de los fanáticos presentes subió irresponsablemente al techo del sector Cordillera, algunos incluso treparon más allá entre los carteles publicitarios, y el colapso de la estructura no cuenta víctimas fatales por poco, un hecho que el estadio Monumental y Colo Colo ya vivieron hace muchos años.

El 22 de agosto de 1993, el fútbol chileno lamentó 77 heridos y un muerto en medio del amistoso de Colo Colo y el Real Madrid de Iván Zamorano en el estadio Monumental.

Con más de 65 mil personas contraladas, un grupo de hinchas se subió al techo del sector de galería Magallanes. Cerca de los 15 minutos la estructura cedió con el peso de los fanáticos que sufrieron la caída. Otros fueron aplastados.

En 2013 Carlos González, hincha que resultó herido en la tragedia, contó a Emol que “yo no estaba pendiente de lo que estaba pasando alrededor… Me di cuenta cuando empezó a crujir el estadio y ahí fue cuando se vino todo abajo. Yo estaba abajo cuando se me vino la marquesina encima. Cuando nos dimos cuenta no teníamos dónde arrancar”.

En el accidente el hincha perdió la conciencia y estuvo tres meses internado en el Hospital Sótero del Río de Puente Alto, en estado de gravedad. Carlos González nunca pudo volver a caminar por sufrir la fractura de dos vértebras.

Hoy la historia casi se repite. La memoria es frágil y bien vale la pena recordar que la vida es frágil, aunque algunos accidentes se pueden evitar con responsabilidad y empatía.