Nicolás Maturana es uno de los referentes de Cobreloa, que todavía digiere la durísima derrota que sufrió en el estadio Zorros del Desierto ante Deportes Copiapó, que se quedó con el ascenso a la primera división con un 5-0 en el marcador global de la llave. 

El volante de 29 años es uno de los futbolistas que continuará en los naranjas para afrontar la próxima campaña y conseguir de una vez la tan ansiada vuelta a la élite del fútbol chileno, pese a que ya se había despedido. Pero hay otros tres que no correrán la misma suerte. Uno fue Matías Cano, el golero que ya anunció su despedida del club a través de las redes sociales.

También lo hizo el volante central Bryan Ogaz, quien en sus Instagram Stories posteó "a buscar nueva casa". Y un compañero suyo en esa misma zona del campo se sumó: Eduardo Farías, quien le respondió con un "x2, amigo". ¿Qué tiene que ver Maturana con todo esto? 

La respuesta es sencilla. El zurdo que llegó a Calama desde Colo Colo se enteró de algo que no le gustó y en la misma red social que sus ex compañeros confirmaron sus despedidas, destrozó a la dirigencia loína. "Encuentro lo más penca del mundo decirle a una persona que no sigue en su trabajo por un mensaje de WhatsApp", escribió el mediocampista ofensivo formado en Universidad de Chile. 

Pero sus palabras no llegaron hasta ahí. "Qué vergüenza, loco. Por último un llamado y decirle que no sigue, pero no con un mensaje", culminó Nicolás Maturana, quien siempre se ha caracterizado por manifestar públicamente las cuestiones que no le parecen respecto del manejo del club, que podría ver partir a otra de sus promesas: el lateral derecho Jorge Espejo interesa, y mucho, a la Unión Española

 

 

Descarga la app de RedGol y sigue toda la información del Mundial Qatar 2022 al instante en https://bit.ly/RG-app22