La Comisión Disciplinaria de la FIFA anunció hace minutos su sentencia en primera instancia frente a la denuncia de la Federación de Fútbol de Chile contra Ecuador, por el uso de certificado de nacimiento falso, falsa declaración de edad y falsa nacionalidad por parte del jugador Byron Castillo en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022.

El fallo de la FIFA es favorable a la defensa de Ecuador. Pese a la demora en la comunicación, pasadas las 16:00 horas de Zúrich (seis horas menos en Chile) se confirmó el dictamen del organismo jurídico, que establece que la presencia de Castillo en La Tri se atiene a las reglas y no existe alineación indebida por inegibilidad, como reclamaba la postura de la federación chilena.

De esta manera, se confirma en primera instancia la tesis ecuatoriana, de que la decisión de un juez constitucional de ese país que restituyó la información inexistente de Byron Castillo en los archivos del Registro Civil, garantiza su nacionalidad ecuatoriana para todos los efectos, vía habeas data.

La jueces que firman la sentencia de la FIFA son el experimentado Anin Yeboah de Ghana, en calidad de presidente y el único que está en Zúrich de manera presencial, junto a Thomas Hollerer de Austria y Mark Anthony Wade de Bermuda, quienes recibieron la denuncia de Chile y luego la contestación de Ecuador, antes de hacer la deliberación.

 

 

 

Qué viene ahora en el Caso Byron Castillo: apelaciones
 

Pero la historia no se termina con la decisión de hoy. Con seguridad, en las próximas horas Chile, Ecuador o ambas federaciones elevarán recursos ante la Comisión de Apelación de la FIFA, que estudiará el fallo para decidir su ratificación, seguramente en la primera semana de julio. Y luego vendrá una nueva apelación ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo, cuya deliberación se estirará al menos hasta agosto.

Es decir, la historia se seguirá escribiendo y nadie puede descuidar la ventaja inicial. Porque el boleto al Mundial de Qatar 2022 será disputado hasta el último minuto de este partido de escritorio.