Mauricio Isla firmó su acuerdo con Universidad Católica para timbrar una carrera de 15 años en el exterior. Y de paso, convertirse en el decimotercer futbolista campeón de Copa América con la selección chilena que termina su carrera en el exterior para integrarse a nuestro fútbol. ¿Cómo les ha ido? Hay experiencias para todos los gustos.

El caso más exitoso corresponde a José Pedro Fuenzalida. Vuelve a Universidad Católica siete años después de su partida, en 2016 y con treinta velas en su pastel. Tras su paso por Boca Juniors, el Chapa domina sin piedad: ganó seis ligas y fue elegido mejor jugador del torneo chileno en 2016, 2018, 2019 y 2020.

En segundo lugar aparece Jorge Valdivia, que llega a Colo Colo tras una extensa negociación y con un sueldo millonario. Es 2017, tiene 33 años y acapara toda la atención, al punto que gana el Torneo de Transición y vuelve a la selección chilena. Pero el lunar fue su tensa relación con los árbitros, que se sumaría a repetidas lesiones en 2018. En 2019 sigue a la baja y Colo Colo no renueva su contrato.

Pablo Guede lo lleva a Morelia y Mazatlán de México. Vuelve al Cacique en noviembre de 2020 para salvar al equipo del descenso, pero sólo juega tres partidos. Unión La Calera y Necaxa son sus últimas estaciones y el Mago asegura que pronto comunicará su retiro.

También tuvo polémica el retorno de David Pizarro, que después de la Copa América 2015 recala en Wanderers, con 35 primaveras en el calendario. Pero reconoce que vive "el peor año" de su carrera y renuncia en 2016. Entrenó en la Roma al no tener club, y en 2017 llega como invitado a Universidad de Chile.

El Fantasista es de todo el gusto del técnico Ángel Guillermo Hoyos, que lo nombra "patrimonio nacional". Pizarro se queda en la U, sale campeón del Torneo de Clausura 2017, pero pierde la final de la Copa Chile ante Wanderers. En 2018 se retira como capitán de la U, donde sumó 75 partidos y siete goles.

Al grupo se agrega Edson Puch, que se incorpora a Universidad Católica con 32 años en 2019, tras brillar en México. Gana tres campeonatos, pero su protagonismo se resiente. Se marcha a Deportes Iquique a fines de 2021 y se retira del fútbol en abril, tras la agresión de un grupo de hinchas.

Y el último de la lista lleva asterisco para los quisquillosos. Mauricio Pinilla vuelve a Universidad de Chile en julio de 2017 con 33 años. Anota en Superclásicos, pero no puede romper el tabú azul contra Colo Colo. En 2018 se marcha con escándalo, por un frustrado traspaso a Colón de Santa Fe y una derrota ante Azul Azul en el Juzgado del Trabajo.

Aunque tuvo algunos acercamientos con fútbol mexicano, Pinigol vuelve a las pistas en 2019, con Coquimbo Unido, y se retira del fútbol en febrero de 2021, tras continuas lesiones, con 49 partidos y 25 goles sumados sus pasos por el Chuncho y el Pirata. Nunca pudo ser campeón a nivel de clubes.

Cabe decir que esta lista puede seguir creciendo. Más allá de la llegada de Mauricio Isla, el fútbol chileno sigue esperando a diez campeones de Copa América: Claudio Bravo, Eugenio Mena, Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Eduardo Vargas, Charles Aránguiz, Marcelo Díaz, Enzo Roco y Erick Pulgar.

 

 

Los regresos menos célebres de los campeones de Copa América
 

En el registro también se debe tener cuidado por aquellos que no han contado el final de sus respectivas historias y se mantienen vigentes. Por ejemplo, Pedro Pablo Hernández, que vuelve a O'Higgins en 2021, con 34 años y tras una accidentada estación en Independiente. En Rancagua es capitán y titular de un equipo irregular.

Por su parte, Felipe Gutiérrez se opera una rodilla en 2020 y retorna del Sporting Kansas City a la UC en 2021 con 30 años. Anota un gol en la victoria sobre Everton que les dio el tetracampeonato a los cruzados, y en 2022 se gana la titularidad, aunque el equipo no dio el ancho en Copa Libertadores y está lejos del pentacampeonato.

El resto de los campeones de América retornados no lo pasaron bien. Partiendo por Miiko Albornoz, que se integra a Colo Colo en septiembre de 2020 (30 años), después de un año sin club. Está en el plantel que se salva del descenso, pero juega apenas nueve partidos y en 2021, el Cacique no renueva su contrato. Hoy juega en Dinamarca.

Qué decir de Francisco Silva, El Gato, que sufrió una fractura de tibia y peroné un mes después de desembarcar en la UC desde Independiente, a mediados de 2019 y con 33 años. Sólo jugó treinta partidos en dos temporadas antes de anunciar su retiro, pero fue tricampeón con la UC.

Matías Fernández retorna al cuadro albo con mucho público en el Monumental y 33 años. Viene de un criticado paso por Junior de Barranquilla y aunque en el Cacique ganó una Copa Chile en 2019 y estuvo hasta fines de 2020, sólo jugó 21 partidos a cuentagotas y no marcó goles. Luego ancló en La Serena, con más regularidad, 35 presencias y cuatro anotaciones.

Gonzalo Jara también lo pasó mal, al cumplir su sueño de jugar por Universidad de Chile en 2016, con 30 años y proveniente del Mainz. Errores, expulsiones y polémicas opacaron el título de 2017 y los hinchas le quitaron el saludo. En 2019 se va a Estudiantes de La Plata, donde muestra buen nivel, y luego echa raíces en Morelia, Mazatlán y Tijuana de México. Peleó el título en Unión La Calera y este 2022 juega para Coquimbo Unido.

Finalmente, el caso de Ángelo Henríquez, el campeón de América de menor edad, que vuelve a Universidad de Chile desde el Atlas de México en 2018, con 24 años. Pero no escapa de las pobres campañas azules. Con irregularidad y lesiones, suma 92 partidos y treinta goles hasta su partida al Fortaleza de Brasil en 2021. Hoy milita en el Miedz Legnica de Polonia.

¿Quién será el próximo histórico campeón de América que regresará a Chile? Eso es una cosa. Pero lo más importante es que, al menos a los ojos de los hinchas, dejen la imagen que los vio consagrarse para siempre en los libros de la selección chilena. Se lo merecen.