Gran polémica se generó en los últimos días luego de que el presidente de la fundación del FC Barcelona, Alfons Godall, lanzara fuertes críticas contra el flamante ganador del Abierto de Australia, Rafael Nadal, acusándolo de ser rostro del "estado enemigo".

Godall, un más que reconocido independista de Cataluña, fue de los pocos españoles que no disfrutaron la hazaña del tenista ante Daniil Medvedev, a quien derrotó en más de cinco horas de partido por  2-6, 6-7 (5), 6-4, 6-4 y 7-5.

"Rafael Navidad -haciendo juego de palabras con Nadal- me ha dado angustia desde el primer día. Le meto en el mismo saco que a La Roja, el Real Madrid, Fernando Alonso y todo lo que represente al Estado enemigo", lanzó.

Como era de esperarse, las palabras del otrora directivo del primer periodo de Joan Laporta como presidente de los blaugranas sacaron ronchas, por lo que Godall se vio obligado a tomar un firme determinación.

Este jueves, y a través de la misma cuenta de Twitter donde hizo añicos al ganador del Australian Open, el vicepresidente segundo de la Fundación Barça anunció su renuncia al puesto, asegurando que es por el bien del club.

"El tuit con mi opinión sobre un personaje famoso y su perfil puede perjudicar la Fundación Barça por la presión de algunas empresas y medios", comenzí diciendo.

"No quiero costar ni un céntimo al FC Barcelona ni renunciar a la libertad de expresión. En consecuencia renuncio al cargo", lanzó el ahora ex directivo culé.

De esta manera Alfons Godall dejó de manifiesto que no se arrepiente por las críticas contra Rafa Nadal, y que su único motivo para dar un pie al costado es para no perjudicar al Barcelona.