Real Betis dio un paso en falso en el comienzo de su serie de octavos de final de la Europa League frente al Eintracht Frankfurt que en el Benito Villamarín logró imponerse 2-1 y que se lleva una buena ventaja a Alemania que pudo ser aún mayor de no ser por un tremendo segundo tiempo de Claudio Bravo.

Sin embargo, para los dirigidos por Manuel Pellegrini la etapa inicial fue lejos a ser placentera pues apenas a los 14 minutos ya estaban abajo en el marcador con un tremendo gesto técnico de Filip Kostic, quien al borde del área con más ángulo para centrar decidió disparar y sobró por completo a Claudio Bravo para abrir el marcador.

Fue un momento frustante para los blanquiverdes que en el trámite del compromiso estaban haciendo las cosas de buena manera y consiguieron un justo premio a la media hora gracias al habilidoso Nabil Fekir, con un preciso zurdazo cruzado que fue imposible de detener para Kevin Trapp.

Sin embargo, la reacción de los germanos fue inmediata en un error de salida que fue muy bien aprovechado por el japonés Daichi Kamada quien remató en total soledad tras un pase de Jesper Lindstrom para poner el 2-1 que resultó decisivo.

En el segundo tiempo, Betis se sostuvo en Bravo para soñar en la vuelta pues al 52' le detuvo un penal a Rafael Santos Borré y, además, fueron dos mano a mano más que le sacó al colombiano. La vuelta será el próximo jueves con los de Pellegrini buscando la remontada para seguir con vida en la competición.