La felicidad del Manuel Pellegrini y Real Betis por el triunfo 2-0 ante Ferencvaros por Europa League se vio teñida con tintes de preocupación, todo luego de que Claudio Bravo pidiera cambio en pleno partido por una fuerte dolencia.

Las cosas iban viento en popa para los verdiblancos en el duelo por la quinta fecha del certamen europeo. El capitán de La Roja había entrado como titular y estaba atajando hasta el aire en el Benito Villamarín.

Sim embargo, todo cambió al 71', cuando Bravo pidió ser sustituído tras sentir un fuerte dolor en el aductor. El chileno dejó la cancha y fue reemplazado por Rui Silva, dejando a medio Chile en vilo esperando conocer su estado.

Inicialmente se habló de que la complicación era muscular, pero tras el partido Pellegrini alzó la voz en rueda de prensa para intentar aclarar la situación, dejando más dudas que certezas en torno a la dolencia del arquero.

“Lo vamos a saber mañana con el examen médico de Claudio. Ahora con la musculatura en caliente es difícil saber qué tipo de lesión es, o de qué grado puede ser si es muscular", comenzó explicando.

En la misma línea, el Ingeniero aseguró que "con ese informe médico, antes del sábado va a ser difícil saber su lesión y si puede estar con nosotros en el próximo partido".

 

De esta manera el estratega del Betis puso en duda la presencia de Claudio Bravo este domingo en el trascendental choque por La Liga ante Levante, y sólo el paso de las horas irá aclarando el panorama del capitán de Chile.

 

Por otro lado, y en temáticas más felices, Manuel Pellegrini se refirió al paso del Betis a la siguiente ronda de Europa League.

"Estamos contentos con la victoria y la clasificación, pero también porque el equipo hizo un gran partido en el que no dejó al rival acercarse a nuestra portería. Marcamos dos goles pero pudimos hacer unos cuantos más", cerró.