Real Betis sufrió una de las pocas derrotas dolorosas que ha tenido el equipo de Manuel Pellegrini en su tremenda temporada al caer 2-1 ante Sevilla en el derbi andaluz que lo deja en el tercer lugar de La Liga, en un compromiso en el que Claudio Bravo regresó a la titularidad tras superar la lesión.

Si bien el cuadro blanquiverde se mantiene en los puestos de Champions League, el panorama para clasificar a la máxima competición está lejos de ser sencillo pues se encuentran con 46 puntos a uno solo de diferencia tanto de Barcelona como de Atlético de Madrid, que han estado en una temporada más que complicada.

Sin embargo, tanto culés como colchoneros vienen en franco ascenso en su nivel. Los de Xavi Hernández cerraron un tremendo mes de febrero en el que solo no vencieron a Espanyol mientras que supieron golear en el resto de compromisos mientras que los de Diego Simeone parecen haber encontrado su nivel, especialmente tras el buen encuentro de ida ante Manchester United en la Liga de Campeones.

Otro punto complicado es que a los del Ingeniero le resta un encuentro contra ambos rivales. De hecho, frente a los de la capital española se enfrentará el próximo domingo en el Benito Villamarín, unos días después de cerrar la eliminatoria de semifinal de Copa del Rey ante Rayo Vallecano.

El duelo frente a los culés será para la jornada 35, ya en la recta final de la temporada. La resistencia de Betis, que ha venido jugando de gran manera, se pone a prueba contra los dos rivales que suelen estar en Champions League y ven en el equipo de Pellegrini la gran amenaza de quedarse afuera.