Barcelona tuvo una presentación irregular con respecto a lo que ha estado mostrando en tiempos recientes y terminó igualando 1-1 frente al Eintracht Frankfurt en el partido de ida de los cuartos de final de la Europa League, en el que los alemanes en condición de local supieron complicar las acciones.

Los de casa tuvieron mucha más claridad ofensiva desde el comienzo del compromiso e incluso oportunidades claras que ante la falta de puntería no pudieron cristalizar. Inclusive lograron un penal pero la revisión en el VAR se demostró que Sergio Busquets tocó la pelota antes que a Rafael Santos Borré por lo que se revirtió la decisión.

Comenzando la segunda mitad llegó el momento de gran sopresa cuando al minuto 48 Ansgar Knauff recogió un rebote tras un tiro de esquina y desde el borde del área mandó un tremendo derechazo que fue directamente al ángulo del arco defendido por Marc André Ter Stegen que poco pudo hacer ante la estirada.

Xavi Hernández reaccionó desde el banquillo dando ingreso a Ousmane Dembélé y Frenkie De Jong que fueron protagonistas en la acción del tanto del empate al 66'. El francés se la dio al neerlandés que se juntó con Ferran Torres en una jugada digna de futsal para que el español definiera de gran manera.

Los locales se quedaron con un hombre menos por la expulsión de Tuta a 12 minutos del final por doble amarilla pero Eintracht Frankfurt pudo aguantar la igualdad la cual tendrán que romper el próximo jueves visitando a Barcelona en el compromiso de vuelta a disputarse en el Camp Nou.