Atalanta estuvo cerca de sacar un tremendo resultado en la partido de ida de los cuartos de final de la Europa League ante RB Leipzig, pues habían logrado ventaja de 1-0 desde el minuto 17 gracias a un tanto de Luis Fernando Muriel pero las cosas se empezaron a complicar para la segunda mitad.

El cuadro alemán, jugando de local, tuvo una oportunidad de oro para igualar las acciones cuando le decretaron un penal a favor al 58' y el encargado de ejecutarlo fue uno de sus goleadores, André Silva. En frente tenía al portero argentino Juan Musso, quien se hizo grande en la acción.

El lusitano le pegó con fuerza pero el guardameta trasandino brilló con una mano espectacular que ahogó el grito de gol y no se conformó con eso sino que el rebote cayó fue directamente a la cabeza de Willi Orban, quien probó de primera para que el arquero brillara nuevamente con una tremenda estirada.

Pero no todo fue felicidad para los bergamascos pues de inmediato perdieron la pelota en una salida por la banda derecha. Esto lo aprovechó Angeliño para mandar un preciso centro nuevamente para Orban que en el intento por rechazar de Davide Zappacosta terminó metiendo en su propio arco.

Sin duda mucha mala fortuna para Musso que tendrá revancha el próximo jueves cuando la serie se traslade a Italia para definir qué equipo avanzara a semis luego de finalizar la ida con este empate a uno.