Independiente de Avellaneda vive un momento institucional muy complejo. De hecho, por esa razón fue que el duelo ante Atlético Tucumán cambió de día y estadio: los graves incidentes enfrentamientos de hinchas con la policía incluidos, que hubo en la asamblea de socios que se llevó a cabo en la sede del club, la fecha original del encuentro se modificó. No fue el viernes a las 18 horas, como estaba estipulado. 

Ni tampoco fue en el estadio Libertadores de América. Fue el Ciudad de Vicente López, lugar donde habitualmente hace de local Platense. Y el pitazo inicial fue el domingo 24 de julio a las 10 de la mañana en punto. Hasta ahí llegó Leandro Benegas, delantero chileno-argentino que por estos días se rehabilita de un desgarro que le impidió jugar el clásico ante Racing Club

Pero el nacido en Mendoza no tuvo muy fácil la entrada. De hecho, los efectivos policiales que resguardaban la seguridad en la entrada del recinto no lo dejaron ingresar. ¿Por qué no? Porque su nombre no figuraba en la lista de personas autorizadas para observar el partido, según imágenes que compartió Doble Amarilla. El Decano se impuso por 1-0, para colmo de males. 

En el video se aprecia al ex atacante de Curicó Unido y la Universidad de Chile, entre tantos otros equipos, con la vista fija en su teléfono, como quien intenta solucionar un imprevisto de última hora con algo que resultó diferente a la planificación. 

Independiente no levanta cabeza y vive un clima interno infernal

El clima institucional de Independiente está lejos de ser el ideal. Las protestas de la hinchada en contra de la dirigencia son cada vez mayores y el respaldo de la actual comisión directiva es casi nulo. Todo eso, por cierto, se ha reflejado en la cancha.

Por la Liga Profesional de Argentina, la escuadra que por estos días adiestra interinamente Claudio Graf alcanzó seis encuentros sin victorias, de los que cinco fueron derrota. Esa serie de malos resultados por supuesto que se grafica en la tabla de posiciones: el Rojo marcha en el 24° lugar de los 28 equipos que compiten en la máxima categoría trasandina con apenas ocho puntos en 10 cotejos.