El gerente técnico de Colo Colo, Daniel Morón, apretó el puño después del llamado que recibía desde el otro lado del mundo. Marco Rojas, mediapunta y extremo de 30 años y de los registros del Melbourne Victory de Australia, aceptaba las condiciones y daba el sí final para convertirse en el segundo refuerzo del cuadro popular para el segundo semestre.

Pulgar arriba del técnico albo, Gustavo Quinteros, y pulgar arriba de Blanco y Negro para concretar el arribo del seleccionado neozelandés al estadio Monumental; tras el éxito de dos semanas de negociaciones con el jugador y su padre y representante, Rodi Rojas, nacido en Chile, hincha de Colo Colo y que dejó el país por el exilio de su familia en dictadura.

Con Rodi fue el primer contacto, en una misión que Morón tomó personalmente. Marco Rojas estaba citado a jugar el repechaje intercontinental para Qatar 2022 ante Costa Rica, pero un contagio de covid-19 lo sacó de competencia, su equipo perdió y más encima, tuvo que permanecer una semana encuarentanado en Doha, donde se jugaba el partido.

Todos quedaron contentos. Según confirman desde la concesionaria a Redgol, en las próximas horas Colo Colo finiquitará el papeleo y anunciará a Marco Rojas como su segunda incorporación invernal, después de Agustín Bouzat. ¿Cuándo podrá jugar? Lo sabrán cuando el jugador pise el Monumental, aunque lleva poco tiempo parado: su último partido fue hace tres semanas.

Marco Rojas, comparado con Messi
 

Marco Rojas persigue el éxito desde su primera edad. Antes de los 18 años estuvo a prueba en Alemania, pero no le fue bien y regresó a Nueva Zelanda. No tarda en saltar al Melbourne Victory de Australia, donde es elegido mejor jugador joven de la liga, jugador del año de Oceanía y los hinchas lo bautizan como Kiwi Messi, por su habilidad y rapidez.

Empoderado, el extremo probó fortuna nuevamente en Alemania. Esta vez alcanzó un contrato en el Stuttgart, pero nunca jugó la Bundesliga: sólo estuvo a préstamo en el ascenso y en Suiza. Vuelve al Victory, recarga baterías y regresa a Europa, esta vez en la segunda división de Holanda con el Heerenveen y la primera de Dinamarca en el Sonderjyske.

Pero el resultado fue el mismo y Rojas regresa a Australia, esta vez con la necesidad de ponerse a punto físicamente y una inoportuna lesión que lo dejó nueve meses fuera de las canchas. Pero esta vez vendría el mejor regreso, al punto que su entrenador, el legendario y rústico ex defensor Tony Popovic, no se guardó elogios hace un par de meses.

"Se puede ver que la velocidad y la potencia están regresando. La calidad siempre estuvo ahí, pero ahora se siente muy bien físicamente y puede mostrar el talento que siempre ha tenido", dijo después de un doblete del nuevo hombre de Colo Colo en el clásico local, ante el Melbourne City.