La salida de Edmundo Valladares de la presidencia de Colo Colo fue un golpe duro para los colocolinos, que veían en el poder a un representante del Club Social y Deportivo, el que además hizo una buena labor en la testera de Blanco y Negro.

Su sucesor es Alfredo Stöhwing, dirigente ligado al ala de Leonidas Vial, quien tiene claro que será una mochila pesada la que se pondrá por el cariño que hubo del hincha hacia la gestión de Valladares.

"Comparto la molestia de los hinchas. Hay varios períodos de mucho personalismo, donde no se hicieron las cosas bien. Por eso trato de bajar el perfil a los cambios, un cambio en un directorio debería ser más normal. Nada se soluciona de un día para otro y mejorar la imagen ante la gente hay que construirla con esfuerzo, con seriedad, no con protagonismo, con trabajo serio, cumpliendo la palabra, que sea todo coherente, evitar las peleas", comentó el dirigente.

Luego agregó que "yo hubiera deseado que esto no hubiera ocurrido. Puedo asegurar que hice todo lo posible para que esto no pasara, pero tuve que asumir y lo trato de hacer bien. Sé que los hinchas lo ven mal, pero espero que cambien de opinión con los éxitos deportivos, la seriedad, esfuerzo y cariño que pondremos para que el protagonista sea Colo Colo".

Stöhwing, de hecho, aseguró que no tiene nada que reprocharle a la labor de Valladares. "Efectivamente no tengo ninguna crítica a cómo se estaban haciendo las cosas. Todo es mejorable, pero se había progresado mucho. Lo que nuestro sector le hizo ver al Club Social y Deportivo es que era razonable construir una alianza a largo plazo y formal", manifestó.

Luego explicó que "el primer año entregamos sin ninguna condición el apoyo a ellos para que dirigieran al club, pero para tener una visión conjunta encontrábamos razonable que al menos la vicepresidencia la ocupara un director de nuestro sector. Entiendo que rechazaron esa petición, nos volvimos a juntar, trabajé bastante durante la semana, nos reunimos mucho tratando de que esto resultara. Les hicimos ver que yo veía muchas ventajas de futuro, más consolidación".

Así es como detalló que "el domingo, a última hora, aceptaron pero pusieron varias condiciones y nos faltó tiempo. No había tiempo para revisarlo. Tres de las cuatro condiciones eran razonables, pero una de ellas no se podía, porque había que tener a la vista la situación financiera de la institución. Estaba el ánimo de conversar y me hicieron ver muy tarde el domingo que no se iban a presentar, no entiendo qué hubo entre medio, pero es legítimo, no lo quiero criticar, respeto mucho al Club".

De hecho el nuevo timonel manifiesta que "di todo de mí para que la estructura que habíamos organizado se mantuviera y no se pudo. No me quedó otra que asumir la responsabilidad y no dejar a la deriva a Colo Colo. Se dice que Colo Colo el último año lo hizo muy bien y es efectivo, se han ordenado las finanzas, mejoró lo deportivo, pero quizás el error en ese titular es que no fue sólo el Club Social. Aportamos mucho, hubo mucho trabajo por debajo silencioso, al menos hay que ser justo y decir que los logros son de todos, no sólo del Club. El Club lo hizo bien, pero fue un equipo grande, muchos directores aportaron. Había la aspiración de visualizar mucho más eso y no que quedara la visión que un sector hizo todo, eso al final termina en problemas. Eso se quiso solucionar. Ellos tuvieron un gran protagonismo, pero fue mérito de muchos".

Finalizó asegurando que "no me queda otra que asumir todos los desafíos, no sé cómo se hará, no busco protagonismo en lo más mínimo. Espero cultivar un bajo perfil. Siempre he sostenido que quienes son los protagonistas son los jugadores y el cuerpo técnico, la administración debe llevar el club".