Luis Jiménez es un hombre de mundo. Se fue a los 17 años a jugar a Italia, país donde realizó gran parte de su carrera. Jugó en Lazio e Inter de Milan, antes de pasar al West Ham en Inglaterra.

Luego conoció de cerca el fútbol árabe al jugar en Qatar y Emiratos Árabes. Es decir, recorrido tiene. Por eso sus críticas al fútbol chileno son muy llamativas.

Regresó con 34 años al país en el 2018 para sacar campeón a Palestino de Copa Chile y jugar la Copa Libertadores con el equipo que lo vio nacer. Luego repitió la gracia en Magallanes, antes de retirarse.

Ahora, eso sí, poco quiere saber de la industria del fútbol en el país. Está dedicado a diversos negocios, que lo tienen más contento por una razón bastante potente: “Yo siento que ese deporte está un poco manchado, por decirlo de alguna manera. El fútbol chileno está medio complicado”, manifestó en el Diario Financiero.

El Mago agregó que “ya estaba agotado del fútbol. Hoy jugaría solamente a los 90 minutos del partido. Pero el día a día es lo que me agotó. Además, terminé hace poco, entonces prefiero darme un respiro”.

Jiménez evalúa ser técnico o gerente deportivo

Luis Jiménez tiene cursos de técnico y gerente deportivo realizados, por lo que podría buscar trabajo en alguno de esos cargos. Pero por ahora, prefiere no involucrarse en ese asunto.

“He tenido algunas invitaciones a trabajar, pero de momento no es algo que me llame la atención”, manifestó. Agregó que “para estar trabajando y pasar rabias, prefiero pasar rabias con mis cosas”.

Es tanto el desencanto actual con el fútbol, que indica cuál es su prioridad en estos momentos. “Si hoy me invitas a jugar o a comer algo, yo digo vamos a comer algo”, señaló.