La primera polémica del Campeonato Nacional se vivió en el partido en que Ñublense y Coquimbo empataron 0-0 en el Nelson Oyarzún de Chillán. Esto luego de que el árbitro Felipe González convalidara en primera instancia un gol de los piratas, el que luego anuló tras revisar el VAR.

En el minuto 79 Manuel Fernández ganó por arriba y desató la algarabía coquimbana. De inmediato, eso sí, el portero local Nicola Pérez pidió falta por obstrucción de Alejandro Camargo.

El juez González concurrió a revisar la jugada ante los gritos de la banca de Coquimbo. “Gana limpio arriba”, “está de espalda”, “no lo ve” fueron algunos de las cosas que le dijeron al réferi.

Sin embargo, el gol lo anuló de igual manera. Y eso desató el enojo del técnico pirata Fernando Díaz. “Están puro hueviando, están puro hueviando los del VAR”, se escuchó clarito en la transmisión televisiva.

No le perdonaron el exabrupto a Díaz

El árbitro del partido fue hasta la banca de Coquimbo y le sacó tarjeta amarilla al Nano Díaz, que siguió reclamando por lo que consideraba un tanto válido que le hubiese dado los tres puntos.

En la jugada también fue amonestado el arquero Diego Sánchez, quien concurrió al VAR a hablar con el juez González antes de que revisara la jugada, lo cual no está permitido.

Ahora Coquimbo se prepara para enfrentar a Copiapó en la segunda fecha del torneo, partido que se jugará el próximo viernes a las 21.30 horas en el Francisco Sánchez Rumoroso.