El tiempo pasa y los nudos no se desatan en el mercado de refuerzos del Inter de Milán. El conjunto nerazzurro quiere contratar de una buena vez al argentino Paulo Dybala, fetiche del director deportivo, Giuseppe Marotta; pero antes necesita sentenciar la salida de Alexis Sánchez, a quién todavia le queda un año de contrato por 7,5 millones de euros.

Por eso el diario Corriere dello Sport asegura este martes que la partida del delantero chileno "está resultando más complicada que lo esperado" y que el Niño Maravilla "es un jugador muy orgulloso y se siente botado del Inter". Por esta razón, AS7 no ha tomado las opciones que ha tenido en la mesa, como Villarreal, a la espera de un desafío mayor a sus 33 años.

"Hay que hacer sondeos y explorar nuevos caminos, entre ellos sigue estando el de Dybala, pero para llegar a una conclusión debe haber convergencias importantes. Hasta la fecha no hemos llegado a ningún acuerdo", explicó Beppe Marotta, que al menos confirmó la incorporación de Romelu Lukaku vía Chelsea, por una temporada.

Pero Dybala depende de Alexis, ya que no existe una cláusula para cancelar anticipadamente el contrato del chileno. Y todavía más. El mismo reporte advierte que Sánchez está esperando una oportunidad en Barcelona, por lo que postergará al máximo un acuerdo con el Inter de Milán, a la espera de que Xavi se decida por las habilidades de su ex compañero.

Inter espera que Felicevich convenza a Alexis
 

Alexis Sánchez no quiere tirar por la borda el año de contrato que le queda en Inter y menos por un ingreso menor en un equipo de medianía de tabla. En tanto, el cuadro lombardo no quiere indemnizar parte de su próximo contrato, por lo que el diálogo está como empezó y en Viale della Liberazione apelan a un recurso para sensibilizar al tocopillano.

Se trata de su representante, Fernando Felicevich, a quien esperan en Milán para negociar una salida amistosa. "Las relaciones con el agente son excelentes, por lo que los directivos nerazurri esperan que convenza a su cliente para que no se quede estancado esperando al Barça y acepte un acuerdo, incluso sin haber encontrado nuevo equipo", indica el Corriere.

De esta manera, el tocopillano seguirá de vacaciones a la espera de lo que dicte su representate, aunque el deseo de jugar en Barcelona nuevamente estire las definiciones sobre el futuro de una carrera que cumplirá quince años en el exterior: River Plate, Udinese, Barcelona, Arsenal, Manchester United e Inter de Milán.

Junto a Alexis Sánchez, la visita de Felicevich a Milán también debe dar paso a la resolución del futuro de Arturo Vidal, quien sí cuenta con cláusula de rescisión (cerca de cuatro millones de euros) y sólo parece esperar fin de mes para sentenciar su salida del equipo, mientras Flamengo tiene la pole position en la continuidad de la carrera del King.