La selección chilena se prepara para el trascendental partido de este domingo contra Paraguay en San Carlos de Apoquindo, por la fecha pendiente de marzo en las eliminatorias a Qatar 2022. La Roja arrastra el dolor de la reciente derrota contra Perú tras los pasos en falso de septiembre ante Brasil, Ecuador y Colombia.

Los ojos están puestos en el trabajo de Martín Lasarte, más allá que el técnico asumió a una selección en picada. Gustavo Quinteros con Colo Colo puntero asoma como una posible opción para ocupar el puesto de Machete, mientras Manuel Pellegrini por méritos es la anhelada carta de muchos, siempre.

Pero ojo: no es fácil. De hecho, el mismo Pellegrini se ha alejado de la Roja cada vez que ha habido alguna remota opción. Además, las cifras económicas son considerablemente distantes. Si en Quilín apuestan por el ingeniero tendrán que romper el chanchito.

En Real Betis, Pellegrini tiene un contrato que alcanza los 5 millones de euros brutos por año, monto a repartir entre el DT y sus colaboradores. Y si se considera una cifra alta, hay que pensar que el número es menor a lo que el entrenador y su staff percibían en West Ham.

Como dato, Reinaldo Rueda ganaba 3 millones anuales y no es un misterio que ese costo, considerado elevado por el consejo de presidentes, fue uno de los motivos para sacar al colombiano de la banca de la Roja.

Pero no es lo único: a Manuel Pellegrini le restan dos años de contrato y Betis fijó una cláusula de salida cercana a los 4 millones de euros. Con vínculo hasta junio de 2023, el acuerdo de retención sólo baja a la mitad terminada la temporada 2021-22, ya terminadas las presentes eliminatorias y con el Mundial de Qatar dando su pitazo inicial.

De esta forma, el arribo de Pellegrini a la selección chilena con un contrato por cuatro años rondaría por lo bajo 25 millones de euros. Esto incluso si se piensa en su carta terminada las eliminatorias a Qatar que finalizan en marzo del próximo año.