War is Over, reza la canción que grabaron John Lennon y Yoko Ono en 1971, como protesta por la Guerra de Vietnam. En 2023 se viralizó en TikTok como el himno del fin de procesos largos y duros. Iván Morales, después de un año y medio prácticamente sin jugar, logró su salida de Cruz Azul y encontró club.

Desde Argentina reportan que el delantero formado en Colo Colo llegará a Sarmiento de Junín, humilde club de la Primera División de Argentina. La transacción ya está lista y el Tanque arribará a la institución en calidad de jugador libre, luego de haber rescindido su vínculo con la Máquina.

Morales, una vez que partió al Cruz Azul, firmó contrato por cuatro años hasta fines de 2025. Sin embargo, su bajo nivel y los cada vez menos minutos que fue viendo en cancha lo relegaron a la Sub 23 del elenco cementero, por lo que su salida se veía imperiosa. Lo consiguió este año.

Según explicó el medio Vamos Azul, la rescisión del contrato del ex Colo Colo no fue fácil, ya que debían abonar el sueldo de dos años para darle fin al vínculo. Y al mes Iván Morales percibía 65 mil dólares. En la Máquina estaban complicados por ese motivo, ya que despedirlo costaba 1,5 millones de dólares aprox.

En las negociaciones entre ambas lograron llegar a acuerdo, ya que era un ganar-ganar para todos. El delantero lograba salir del club para volver a sumar minutos en Primera División, y Cruz Azul se deshacía de un futbolista al que no quería tener y al cual no inscribió para la Liga MX 2024.

¿Qué acordaron? Pagarle solamente 10 sueldos antes de decirle adiós. Morales recibió solo 650 mil dólares y quedó en calidad de jugador libre, lo que le permitirá llegar con el pase en su poder a Sarmiento de Junín. Además, volverá a jugar en un plantel de honor, ya que estaba hace casi un año en la juvenil.

Vamos Azul reporta que en Cruz Azul ya no quisieron esperar un potencial interesado en comprar el pase del jugador. Esto porque llevaban varios mercados de pases con él en vitrina y no hubo interesados en quedarse con sus servicios.

Y es que los números tampoco lo acompañaron. En dos años con el primer equipo celeste alcanzó a sumar escasos 1116 minutos en 37 partidos, con un promedio de 30,1 minutos. Allí marcó escuetos dos goles, dio dos asistencias, recibió cinco amarillas y una roja. En la Sub 23 jugó 458 minutos y no anotó.

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News