Aaron Quirós fue parte de la selección de Argentina que consiguió el paso a los Juegos Olímpicos y con Banfield estuvo a punto de amargar a River Plate, pero apareció sobre la hora Pablo Solari. El Pibe conectó un frentazo imponente tras un preciso centro de Esequiel Barco.

Y así rescató un 1-1 frente al Taladro justo en la fecha anterior al Superclásico contra Boca Juniors. “Fue un partido muy duro. Sabíamos que sería así. Ellos se iban a imponer y jugar. Había que aguantarlo y aprovechar cuando nos tocara. Nos vamos con bronca, lo ideal era ganar. Había que aguantar el gol, pero le quedó ahí justo”, aseguró Quirós a TNT Sports Argentina.

“Lo hablamos antes de jugar: teníamos que estar 100 por ciento concentrados porque cuando no lo estás, ellos lo aprovechan. Había que estar todo el partido así, por suerte estamos bien”, apuntó el zaguero de 22 años que apunta a estar en París 2024.

Precisamente en la selección trasandina Sub 23 fue que conoció al Pibe Solari, con quien tuvo un encontrón en el partido. Aunque todo quedó ahí, zanjado por la buena onda que quedó tras compartir en el equipo dirigido por Javier Mascherano. “Dice boludeces Pablo, pero bueno, no lo voy a contar porque es una mala palabra”, afirmó Aaron Quirós.

Zaguero de Argentina Sub 23 y Banfield describe a River y un duelo verbal con Solari

Aaron Quirós logró hacer confianza con sus compañeros en Argentina, pero eso pasó a segundo plano en el duelo entre Banfield y River Plate: con Solari, eso sí, el buen ambiente reinó una posible calentura. “Queda ahí listo. Me lo dijo jodiendo, está bien”, afirmó el oriundo de Monte Grande.

“Voy a cambiar la camiseta con él y Claudio Echeverri. Todos los chicos muy buena onda”, apuntó Quirós, quien estuvo presente en cuarto partidos del Preolímpico disputado en Venezuela. Y que también forjó una buena relación con el Diablito, quien tiene todo acordado para ser refuerzo del Manchester City.

La siguiente fecha en Argentina será de clásicos. Así como River Plate recibirá a Boca Juniors en el estadio Monumental, Banfield se enfrentará a su acérrimo rival: Lanús. Aaron Quirós quedó en duda para aquel duelo. “Sentí un pinchazo hace como tres semanas y lo volví a sentir”, reconoció.

Estaba bien, no sentía dolor ni nada. Mañana me hago estudios para ver. Los clásicos son todos partidos aparte. Lo vamos a ir a buscar”, apuntó el defensor que lleva cuatro temporadas en el primer equipo del Taladro. Habrá que ver si Julio César Falcioni puede alinearlo en el derbi ante el Granate.

¡Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News!