River Plate se quedó afuera de la Copa Libertadores al no poder darle vuelta a su serie de octavos de final ante Vélez Sarsfield con un empate 0-0 en el estadio Monumental con la presencia de Paulo Díaz en la formación titular disputando los 90 minutos en un partido de vuelta muy intenso.

El encuentro también significó el último de Julián Álvarez, quien dejará el equipo de Marcelo Gallardo para unirse en los próximos días al Manchester City luego de unas temporadas siendo el mejor futbolista joven de Argentina y llegando a marcar 54 tantos para ser el segundo máximo artillero del ciclo del Muñeco en el banquillo del club.

El compromiso fue totalmente dominado por los millonarios que en el primer ataque serio pudieron abrir el marcador pero la definición de Braian Romero se fue rozando el palo y esa fue una de las más claras para los de casa que buscaron la manera de lograr igualar el marcador global.

A falta de 10 minutos para que terminara el compromiso, los de la franja roja encontraron un justo premio en una buena jugada colectiva que comenzó con un robo de Paulo Díaz y que terminó con un centro de Esequiel Barco a la cabeza de Matías Suárez, quien cabeceó al fondo de la red.

Sin embargo, desde el VAR le advirtieron al árbitro chileno y luego de una larga revisión decidió que el tanto debía ser anulado por una mano en el cabezazo del atacante de River Plate. A partir de ahí no cesaron los reclamos del banquillo local y su equipo no encontró el gol por lo que Vélez Sarsfield terminó metiéndose en cuartos de final de Copa Libertadores.