Un insólito episodio se vivió este sábado en la Copa Africana de Naciones, cuando la conferencia de prensa previa al choque entre Burkina Faso y Túnez se vio interrumpida por un hombre que arrasó con cables y micrófonos.

Mondher Kebaier y Kamou Malo, los estrategas de ambos equipos, llegaron hasta la sala de medios de la AFCON para dar sus impresiones en la antesala del choque por cuartos del final del certamen, pero todo se desvirtuó rápidamente.

De la nada, y en medio de la rueda de prensa, un hombre irrumpió y sin escrúpulos comenzó a arrancar los micrófonos del panel, y sin explicación alguna los comenzó a guardar para llevarselos del lugar.

El inesperado momento, que trajo a la mente el enojo de Jorge González en 2003 por la carta de Claudio Narea, obligó a la organización a suspender momentáneamente la instancia con los entrenadores.

Minutos más tarde el hombre, que se identificó como un vendedor, aseguró que su actuar fue justificado, explicando que la razón de arrasar con la instancia comunicacional fue por culpa de los propios productores de la AFCON.

De acuerdo a su relato, el sujeto aseguró que los organizadores de la Copa Africana de Naciones no le habían pagado por los artefactos, y que aún le adeudaban un total de 60 dólares.

Al no recibir el pago, el comerciante perdió la paciencia y no encontró nada mejor que irrumpir en la sala de prensa para llevarse sus implementos de forma poco ortodoxa, pero solucionando de una el problema.

Tras la accidentada rueda de medios Burkina Faso y Túnez se encontraron en cancha, y fueron Les Étalons quienes se quedaron con el boleto a semifinales tras vencer por la cuenta mínima.