Un año se cumple este 25 de noviembre desde que Diego Armando Maradona dejó de existir. Con 60 años, el histórico 10 de la selección argentina falleció en su casa en la provincia de Buenos Aires tras sufrir una insuficiencia cardíaca producto de largo tiempo de descuido de su estado de salud.

Una historia que se sigue escribiendo, y que tiene en una tremenda disputa al círculo cercano del Diego con parte del equipo médico que debía velar por su bienestar. Sin embargo, antes de su partida el ex jugador y entrenador trasandino dejó varios recuerdos interesantes con el balón en sus pies.

Y algunos de esos recuerdos tienen que ver con nuestro país, ya que tuvo una cercanía con Chile al visitarnos en diversas oportunidades y bajo distintos contextos. Uno de ellos tiene que ver con Universidad de Chile, a quien tuvo que enfrentar en un extinto torneo jugado en 1995.

Se trata de la Copa Trasandina, un certamen organizado por la AFA y la ANFP donde competían en una final los campeones de la Primera División de Argentina y Chile. Y fue en la segunda edición de 1995 donde Boca Juniors llegó hasta el estadio Nacional, comandados por Maradona, para medirse con el Chuncho.

Fue un 12 de diciembre de 1995 cuando más de 20 mil personas vieron al astro argentino defender la camiseta Xeneize ante el Romántico Viajero en Ñuñoa, en un partido donde los azules, dirigidos por Jorge Socías, se impusieron con un marcador final de 4-2.

Los goles del local fueron obra de Rodrigo Goldberg (19’), Leo Rodríguez (30’), Marcelo Salas (55’) y Juan Quiroga (82’), y fue el propio Diego Armando (46’) y Claudio Caniggia (58’) quienes pusieron el descuento para el conjunto oro y cielo.

Los registros de la época muestran que Maradona derrochó talento y mostró toda su magia en la cancha del Nacional, y el gol que le marcó a Sergio Bernabé Vargas seguramente quedó grabado en la memoria de los asistentes al espectáculo, ya que el trasandino se despachó un increíble gol de palomita.

 

Cuando el partido llegaba a su final, Diego fue sustituido y el encuentro pasó a segundo plano. Esto porque los hinchas azules lo ovacionaron con aplausos y el 10 respondió regalando su ropa a un costado del terreno de juego, para después valorar lo exhibido por los azules.

Para finalizar la jornada, mientras los hinchas universitarios lo alababan la leyenda del Napoli destacó que la U era “un buen equipo, trata muy bien la pelota y abre muy bien la cancha, que es fundamental, tiene muy buenos pasadores. El cambio de frente en el fútbol es fundamental y la U lo tiene”.