Este jueves Egipto y Camerún se enfrentarán por las semifinales de la Copa Africana de Naciones, y el delantero Vincent Aboubakar no encontró nada mejor que calentar la previa del encuentro barriendo con la estrella de los faraones, Mohamed Salah.

El extremo de Liverpool ha sido sin duda alguna una de las figuras del certamen, echándose el equipo de Carlos Queiroz al hombro para meterlo en la fase de los cuatro mejores y manteniendo viva la ilusión de conseguir el trofeo.

Salah llegó a disputar la AFCON tras quedar entre los tres finalistas para el premio The Best de la FIFA y en el top ten para el Ballon d' Or, sin embargo, su nivel no pareciera llenar el paladar de todos, y así lo confirmó el delantero de los cameruneses.

En la antesala del choque por el paso a la final, Vincent Aboubakar barrió con Mohamed y en diálogo con Then24 le bajó el pelo, dejando de manifiesto que su desempeño en cancha no le parece gran cosa.

"No me impresiona mucho. Lo digo claro porque soy una persona honesta y tengo mi manera de ver las cosas", lanzó.

El goleador de Camerún explicó que "si (Salah) me impresionara, lo diría. Pero no me impresiona mucho. Es un buen jugador, anota mucho pero no produce muchas cosas en el juego".

Salah podría encontrarse en la final de la AFCON con su compañero de Liverpool, Sadio Mané.

"Por supuesto, está haciendo cosas buenas en la Premier League porque ha estado en un equipo que ha estado allí durante años. Es un buen jugador pero no al nivel de algunos como (Kylian) Mbappé", remató el jugador.

Como si fuera poco, Vincent Aboubakar aseguró que Mohamed Salah no ha tenido gran evolución desde 2017 a la fecha. "Lo veo igual como antes".

"(Salah) Está haciendo una gran temporada en la Premier League, está ayudando a su país a avanzar en la competición. Le deseo mucha suerte. ¡Que gane el mejor!", cerró el artillero intentando matizar el golpe.

Camerún y Egipto se enfrentan este jueves a las 16:00 horas en el Paul Biya Stadium, buscando el paso a la final donde ya se instaló la potente Senegal de Sadio Mané tras dejar en el camino a Burkina Faso con un categórico 3-1.