El fútbol chileno está de luto por la muerte de Jorge Vergara, mítico dirigente y hombre clave del Colo Colo campeón de la Copa Libertadores 1991. El “Guatón” partió durante esta jornada miércoles 3 de agosto tras complicaciones en su salud en las últimas semanas.

Una de las personas que más cerca estuvo de Vergara en Colo Colo fue Peter Dragicevic, presidente del Cacique durante dos periodos en la década los 80 y 90, quien junto a Eduardo Menichetti fueron los grandes responsables del primer título continental de los albos.

En charla con ADN Radio el ex dirigente afirmó que “estoy bien afectado con la situación. Sabía que este desenlace venía, él estaba en muy malas condiciones físicas desde hace un tiempo. Estaba desahuciado, pero uno tenía la ilusión que estuviera un tiempo más con nosotros”.

“De los Tres Mosqueteros queda uno no más y partieron rápido. A lo mejor las personas que hacen cosas grandes y marcan una parte de la historia viven menos. Es la persona que más sabía de fútbol en Chile, siempre fue un inquieto, una persona que quiso innovar en el desarrollo del fútbol chileno”, agregó.

En ese sentido, Dragicevic dijo de Vergara que “tuvimos la suerte de que era colocolino de alma y corazón. Tuvimos la oportunidad de tener un hincha en el directorio y que a través de sus ideas fuimos marcando una senda hacia donde debería ir el fútbol chileno. Su labor es inmensa, el tiempo lo pondrá en su justa dimensión”.

La defensa del Colo Colo que quebró

Para finalizar, el ex timonel albo se defendió de las acusaciones que lo apuntan, junto a Vergara, de los principales responsables de la quiebra de Colo Colo en 2001.

“Eso no nos correspondió a nosotros, no es un logro nuestro sino de quienes querían apropiarse del fútbol y terminar con el sistema de corporaciones de derecho privado y sin fines de lucro. Los clubes quedaron debiendo alrededor de 22 mil millones de pesos en impuesto porque así lo determinó el gobierno de la época y de eso no nos podemos hacer cargo”, declaró.

Para cerrar, Dragicevic lanzó que “fuimos víctimas de esta situación, nos sacaron del fútbol y hoy la gente juzgará. Objetivamente, fue peor el remedio que la enfermedad”.