Una semifinal de UEFA Champions League no podía definirse de otra manera que no fuera con un partidazo. Este martes el Liverpool logró una remontada épica en España y derrotó al Villarreal por 2-3 para avanzar a la gran final del torneo más importante a nivel de clubes en Europa.

El equipo dirigido por Jürgen Klopp tuvo un duro arranque y por poco pone en riesgo su clasificación, pero logró despertar en el momento justo para dar vuelta las cosas. El Submarino Amarillo hizo todo lo posible, pero no logró mantener el ritmo que los tuvo al borde de la hazaña.

Villarreal le da un baño frío al Liverpool para encender la semifinal

Luego del 2-0 en la ida en Inglaterra, el Villarreal tenía una compleja tarea para buscar el boleto a la definición en Francia. No obstante y de la mano de Unai Emerey, estuvieron a nada de dejar en el camino a uno de los equipos más poderosos del mundo.

La ilusión comenzó a crecer temprano, ya que en apenas 3’ minutos de juego los locales ya estaban en ventaja. Todo gracias a Boulaye Diaz, que supo aprovechar una avivada de Capoue para aparecer solo por el palo derecho de Alisson y poner el 1-0.

El gol motivó al Villarreal a ir por un premio mayor ante un Liverpool que no lograba encontrarse dentro de la cancha. Fue así como mantuvieron el protagonismo en el primer tiempo hasta dar una estocada que parecía letal.

En los 41’ minutos de encuentro, el Submarino Amarillo dio con el 2-0 que hizo explotar El Madrigal. Otra vez Capoue hizo daño por la derecha y sacó un centro que encontró a Francis Coquelin, quien no perdonó y dejó el marcador global igualado 2-2. Pero para tristeza de los españoles, llegaría la respuesta a su provocación a los Reds.

Liverpool despierta y se mete en la final de la UEFA Champions League

Con el mal primer tiempo ya terminado, Jürgen Klopp movió el esquema y envió a la cancha a Luis Díaz en lugar de Diogo Jota. La estrategia le resultó, ya que desarmó defensivamente al Villarreal y logró generar mucho más peligro.

 

Fue así como en el 62’ llegaría el descuento de la tranquilidad. Fabinho recibió un balón por la derecha que le quedó servido para meter un zapatazo que se coló entre las piernas de Rulli para dejar todo 2-1 e instalar la incertidumbre.

El descuento hizo que el Liverpool recordara por qué está peleando en todos los frentes y pasara a ser de un rival pasivo a una verdadera aplanadora.

En los 67’ sería el momento de Luis Díaz, que aprovechó un centro de Alexander-Arnold para encajar un cabezazo que les dio el 2-2 que ya terminaba con la ilusión de los locales. A los 74’ y luego de un error de Rulli, que salió muy anticipadamente, Sadio Mané marcó el 2-3 (2-5 global), que sepultó cualquier esperanza del Submarino Amarillo. Capoue, que fue figura en la primera mitad, terminó expulsado y cerró la historia de un elenco español que estuvo rozando la hazaña.

Liverpool deja en el camino al Villarreal y se instala en la gran final de la UEFA Champions League. Ahora los Reds esperan por su rival, el que saldrá del choque entre Real Madrid y Manchester City. La definición en el estadio de Francia aguarda por sus protagonistas para un partido que de seguro llevará las emociones al límite.