Desde que arribó el técnico Gustavo Álvarez a Universidad de Chile les hizo saber de inmediato a sus jugadores que nadie tiene una titularidad asegurada y que esta debe ser peleada semana a semana desde el primer entrenamiento, de manera de tener un plantel mentalizado y que no bajen los brazos.

Una postura que se ha dado desde los partidos en pretemporada, como en el inicio del Campeonato Nacional, donde el mensaje es constante de parte del entrenador argentino.

La decisión es difícil en todos los puestos, se lo puedo asegurar. Es difícil elegir los 11 y los 18, porque hay una injusticia deportiva de jugadores que hacen los méritos para estar”, comentó en conferencia de prensa.

“Después, en la evaluación del rendimiento, iremos partido a partido viendo quién es más apto; Depende de cada día, ganando, jugando bien o regular, desde el lunes todos compiten por una camiseta“, precisó.

El mensaje llega

Un claro ejemplo lo da los jugadores con menos edad del plantel azul, quienes también tienen en mente matarse en los entrenamientos para una nueva oportunidad en primera con la U.

Uno de ellos es Pedro Garrido, el tercer arquero de los azules, quien, en sus declaraciones, luego de ser figura en el triunfo por 2-0 de la proyección ante Unión Española, hace saber sus deseos de pelear con Castellón y Toselli.

“Uno se siente bien cuando hace un buen partido y más si ataja un penal, me sirve tomar rodaje en la proyección agarrar minutos para estar preparado para una posible oportunidad en el plantel”, precisó en conversación con Emisora Bullanguera.

“Mi idea es sumar la mayor cantidad de minutos en proyección, entrenar día a día con el plantel, peleando mano a mano con Toselli y Castellón, pero esto me sirve a mi para estar preparado para una posible oportunidad”, remató el meta.

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.