Cristóbal Campos quedó sin club a fines del año pasado, cuando Universidad de Chile decidió poner fin a su vínculo contractual. El despido del meta fue consecuencia de una denuncia de su pareja, quien pocos días antes lo acusó a la justicia por fuertes amenazas y maltrato psicológico.

De esta manera, el arquero entró en el sinuoso camino de los sin club. Además, quedó con una deuda pendiente ante la justicia por la grave denuncia. Este jueves fue formalizado ante el Juzgado de Garantía de Talagante.

Pese a lo que se especulaba y a lo que pedía el Ministerio Público, finalmente Cristóbal Campos quedó sin medidas cautelares. Eso, mientras dure la investigación en su contra.

Los abogados Felipe Morada y Diego Báes asumieron su defensa. Aclararon que la acusación de su ex pareja es la que habría desembocado en su salida del elenco universitario.

La resolución

“Nuestro representado fue formalizado por hechos ocurridos en diciembre del año pasado, hechos que le costaron la salida de Universidad de Chile”, comentaron los abogados de Campos al término de la audiencia.

Además, añadieron que Cristóbal Campos fue formalizado por el delito de amenazas en contexto de violencia intrafamiliar. “El Tribunal atendió a las alegaciones de la defensa respecto a no otorgar la medida de prohibición de acercarse a la víctima”, señalaron. El jugador quedara sin cautelares durante el periodo de 45 días decretado como plazo de investigación.

“Es decir, el señor Campos no quedó con arraigo nacional. No quedó con cautelares de violencia intrafamiliar y puede libremente elegir algún club nacional o internacional, para poder desempeñarse como jugador”, terminaron su explicación los abogados del futbolista.

Así, Cristóbal Campos podrá buscar, tardíamente, club. El portero ya ha tenido ofertas desde el fútbol colombiano y estaban a la espera de esta resolución.