Cristián Paulucci, el nuevo entrenador de Universidad Católica ratificado hasta fin de año por la dirigencia del club, no apareció ayer en el fútbol. Aunque la banca de la UC será el lugar de mayor relevancia pública que haya ocupado, su carrera se remonta mucho más atrás.

Cristián Óscar Paulucci nació en 1973 y es orgullo del poblado de Noetinger, en plena pampa de Córdoba. Ahí fueron sus inicios como futbolista, pero sin gran éxito. Lo suyo era fuera de la cancha y a los 34 años ya era entrenador en las divisiones menores en Belgrano.

Dirigió la Sub 17 y comenzó su recorrido en Argentina hasta que su carrera dio un giro en 2011, cuando pasó al área de scouting de Universidad Católica, dedicada a detectar talentos dentro y fuera del país. Fue su primera experiencia en el cuadro cruzado.

Pero Paulucci es de vuelta larga. Salió a San Marcos de Arica, como ayudante técnico del legendario entrenador Luis Marcoleta y revalidó su título de entrenador en el INAF. En 2014 vendría su segundo ciclo en el scouting cruzado, pero un año después se fue a Huachipato.

En el cuadro de la usina se le indica como uno de los responsables del buen ojo que han mostrado los acereros para sus incorporaciones, y en sus años como gerente técnico se recaudaron más de 15 millones de dólares en ventas.

Sin embargo, también tuvo problemas, como cuando rivalizó con el entrenador Nicolás Larcamón en la constitución del plantel. O cuando el periodista Juan Cristóbal Guarello lo acusó de presionar un juvenil para que firmara a Fernando Felicevich como su representante.

Era 2019 y Paulucci llegaba por la puerta grande a Universidad Católica, para cubrir la vacante que dejó Patricio Ormazábal luego de su partida a Magallanes. Inmediatamente se puso bajo el mando de Gustavo Quinteros, entonces técnico del primer equipo cruzado.

El mismo rol cumplió un año después, esta vez con Ariel Holan. Y posteriormente con Gustavo Poyet en la sucesión de entrenadores que ha tenido el tricampeón del fútbol chileno. Hoy llega a la cumbre de su carrera en la UC y el tetracampeonato lo catapultará al olimpo.