Partido del terror para Chile en Venezuela. El cuadro sub 23 cayó ante su similar de Perú, pese a que los dirigidos por Chemo del Solar hicieron poco para merecer el triunfo. ¿Por qué pasó esto? Bueno, acá te dejamos el uno a uno de Redgol, que puede explicar, en parte, lo sucedido.

Uno a uno

Vicente Reyes: estuvo atento cuando tuvo que salir fuera del área y también cortando centros. Con poca actividad, debido a la escasa profundidad del elenco peruano. En el gol no tuvo nada que hacer. Manoteó de forma felina un tiro de los del Rímac que pudo ser el segundo.

Valentín Vidal: punto bajo de Chile. Hizo faltas poco inteligentes y permitió que el juego fuera lento cuando la pelota estaba en sus pies. Lo que se puede resaltar es su ímpetu para ir a buscar los cabezazos en las pelotas paradas.

Matías Vásquez: muchas veces tomó la iniciativa en la salida de Chile, ante la marca baja de los peruanos. Ralentizó el juego. Además, defensivamente tuvo un error grave en la marca para el tanto peruano.

Joaquín Gutiérrez: cuando viste la de Huachipato se come la banda y aporta como agente ofensivo. Ante Perú, le faltó un poco más de eso. Quizás fuese instrucción técnica, pero se deben aprovechar sus cualidades.

Daniel Gutiérrez: sin hacer un partido malo, se esperaba que fuera una importante ayuda en la salida y en el despliegue ofensivo, sobre todo considerando que ocupa el puesto de un Marcelo Morales que fue dejado fuera por sobrepeso, pero que suele aportar adelante.

Vicente Pizarro: se espera más de quien es titular en Colo Colo. Con poca fluidez en el juego y mucha marca. Las salidas podrían pasar por él, pero parecía escondido a ratos.

César Pérez: en los buenos momentos de Chile, fue uno de los mejores. Tuvo profundidad y movimiento e, incluso, consiguió generar ocasiones importantes de gol. En el tanto peruano quedó pasado.

Lucas Assadi: poca participación, pero de calidad. El repliegue peruano hizo que tuviese que bajar más de lo habitual para hacerse con el balón, lo que comenzó a hacer, sobre todo, en el segundo tiempo. Puso pelotas de peligro en el área contraria, pero se merece más protagonismo en el equipo.

Lucas Cepeda: se creó un par de buenas llegadas desde pelotas paradas. Fue el encargado de los córner desde la banda derecha, precisamente el lugar por el que más llegó Chile en la segunda mitad. Tiene buena pegada, pero a sus centros les falta un poco más de sazón, como aquellas comidas que se ven bien, pero necesitan más especias.

Julián Alfaro: en el primer tiempo fue interesante su juego por la banda derecha. Sin embargo, poca determinación en los centros y demasiada liviandad en las pelotas divididas.

Luciano Arriagada: le ganó la pulseada a Damián Pizarro y no cumplió. No significó peligro para la retaguardia inca y se le vio desprolijo cuando tuvo chances de definir. Su falta de resolución es una de las causas de la sequía chilena.

Los que entraron desde la banca

Damián Pizarro: poco aporte en delantera, aunque con eso basta para ser más que Arriagada. Tuvo una ocasión clara de gol, pero el arquero peruano le achicó bien. Cuando entró, se vislumbró un cambio importante en ofensiva, pero conforme avanzó el tiempo se diluyó.

Gonzalo Tapia: tiene que ser titular. Su actitud y su despliegue por la banda derecha contagiaron al resto del equipo, cuando Chile ya estaba abajo en el marcador. Se puso el equipo al hombro desde que entró y generó una llegada de riesgo que pudo ser el empate, cuando se la dejó servida a Damián Pizarro.

Alexander Aravena: sin estar en su mejor momento físico, el Córdova lo hizo entrar. Se esperaba que aportase en delantera, pero no influyó de manera convincente sobre el ritmo de juego y la Roja comenzó a cargar, justamente, por el lado contrario.