El Team Chile sigue haciendo historia en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, y esta vez fue el turno de las mujeres. Francisca Mardones rompió el récord mundial de la bala en clase F54 y se quedó con el segundo oro para la delegación chilena en el certamen de los anillos.

En una lucha cerradísima, la lanzadora nacional impuso un nuevo récord mundial para la categoria en el sexto intento, con una distancia de 8,33 m. que le permitió superar a la mexicana Gloria Zarza (8,06) y la uzbeka Nurkhon Kurbanova (7,77).

Mardones tenía la historia entre ceja y ceja y se dio el lujo de quebrar en dos oportunidades el récord del mundo, la primera en el tercer lanzamiento. La marca estaba en los 8,19 m y la estiró dos centímetros para llegar a 8,21 y liderar los guarismos.

Sin embargo, la gloria sería superior cuando en el sexto disparo impuso una distancia inalcanzable y timbró la primera medalla de una mujer chilena a nivel paralímpico, específicamente en el atletismo adaptado.

De esta manera, Chile alcanza el 27° lugar en el medalero de la competencia, con cuatro preseas, sumadas al oro y plata de Alberto Abarza en la natación, y a la plata de Mariana Zúñiga en el tiro con arco.

Cabe recordar que Francisca Mardones sufrió un accidente en Puerto Rico producto del huracán Lenny en 1999, que dañó su columna vertebral y la llevó a utilizar silla de ruedas para su desplazamiento.

Fue medallista panamericana en tenis en silla de ruedas antes de pasar al atletismo adaptado, donde se ha dedicado además al disco y la jabailna. Rompió el récord del mundo en 2019 y hoy alcanza la cima de su carrera deportiva.

"La palabra feliz queda corta. Es un momento por el que se ha trabajado mucho, que he esperado muchos años también de arduo entrenamiento y constancia en el alto rendimiento. Que al fin haya salido una medalla es realmente un sueño cumplido", aseguró.