El desarrollo de la Laver Cup en el O2 Arena de Londres se ha robado todas las miradas por ser la despedida del legendario Roger Federer del tenis profesional, pero antes del partido de Su Majestad una imagen preocupante se robó todas las miradas y dio la vuelta al mundo: un activista prendido en fuego.

Así tal cual, mientras el griego Stefanos Tsitsipas (6°) se enfrentaba al argentino Diego Schwartzman (17°) un sujeto detuvo el partido y se sentó en el sector donde jugaba el oriundo de Buenos Aires con una camiseta con el mensaje "pongan fin a los jets privados del Reino Unido", protestando por cambio climático, pero no fue todo.

Tras burlar la seguridad del recinto y ubicarse en la cancha con su mensaje, el manifestante no encontró nada mejor que prenderse en fuego el brazo derecho, y las llamas saltaron a la pista -que es de un tipo especial de madera para jugar tenis-, por lo que la preocupación fue total.

Solo un par de segundos alcanzó a durar la protesta del individuo, ya que inmediatamente tres guardias le cayeron con todo. Uno de ellos se sacó la chaqueta rápidamente para apagar las llamas, y lo logró.

La rápida intervención del cuerpo de seguridad permitió que el fuego se apagara antes de que un suceso mucho peor ocurriera, pero la imagen no tardó nada en dar la vuelta al mundo. Donde se puede apreciar que tanto Tsitsipas, representante del Team Europa, como Schwartzman, del equipo Resto del Mundo, quedaron preocupados y algo desconcentrados.