David Escalante tuvo un feliz estreno en la Primera B, aunque tras la victoria de Curicó Unido se acordó con sentimientos encontrados de Cobreloa. Chiquito fue miembro del plantel loíno que consiguió el ascenso a la élite del fútbol chileno tras ocho temporadas.

Pero de todas maneras la directiva no llegó a acuerdo con Escalante para prolongar su estadía en los Zorros del Desierto. El espigado atacante aprovechó un centro que se desvió en el camino para abrir el marcador en el estadio La Granja. Empalmó el balón con un remate suficiente para vencer a Álvaro Salazar.

Tras derrotar a Unión San Felipe por 2-0, el Chiquito resumió el encuentro. “Jugamos contra un gran rival, empezó muy bien. Tuvo dos ocasiones de gol. Nosotros hicimos la diferencia al concretar las ocasiones que tuvimos. Después erramos algunos, pero la idea es ser agresivo en la marca, hacernos fuertes de local. Era necesario dejar los tres puntos en casa”, afirmó el ariete de 32 años.

Y después rememoró su salida del cuadro naranja. “Adaptándome a la ciudad, al equipo y los nuevos compañeros. Todavía se extraña Calama se extraña Cobreloa. Salí con lágrimas del club… con lágrimas de la ciudad”, reconoció Escalante. Tuvo que tomar una pausa para no quebrarse en la declaración a TNT Sports.

Escalante lucha para controlar el llanto al revivir su salida de Cobreloa

La cabeza de David Escalante se llenó de recuerdos y esas tres temporadas lo tuvieron al borde del llanto por rememorar todas las vivencias de su paso por Cobreloa. “Me emociona, fueron años muy difíciles. Dejé la vida y un poquito más”, manifestó el ariete, quien llegó al fútbol chileno en 2012 para jugar en Santiago Morning.

“Esperé seguir hasta el último día. Vi todas las opciones, lamentablemente no se pudo dar. Después aparecieron varias opciones. Creo que tomé la mejor decisión de venir al sur de vuelta con mi familia. Estuve por acá en el sur, gracias a dios me gusta. Tomamos una decisión en familia más que nada”, recapituló el Chiquito.

Conoce tierras sureñas por su experiencia en Ñublense, donde jugó las campañas 2019 y 2020. Pese a los vivos recuerdos, Escalante garantiza que tiene un solo objetivo, aunque en lo grupal, el cuadro Tortero evita hablar de su apuesta por el ascenso directo.

“Agradezco a dios porque estoy con club, enfocado al 100 por ciento en este año”, manifestó Escalante. Ahora la escuadra adiestrada por Francisco Bozán debe afinar otro encuentro especial para el portentoso ariete: en la segunda jornada, los albirrojos visitarán a A.C. Barnechea, otro de los clubes que el oriundo de Tres Lletas defendió en Chile.

¡Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News!