Un curioso y simpático incidente, quizás desagradable para algunos, ocurrió este sábado en el encuentro entre Fernández Vial y Universidad de Concepción, por la fecha 24 de la Primera B en el estadio Ester Roa Rebolledo.

Cuando el partido avanzaba hacia la mitad del primer tiempo, un juguetón perrito ingresó a la cancha y se paseó por el terreno de juego y la pista atlética eludiendo jugadores y funcionarios de seguridad. Incluso se dio el lujo de correr tras el balón.

El cuadrúpedo salió y volvió aparecer obligando a suspender el encuentro por algunos minutos, antes de desaparecer definitivamente, dando por concluido su momento de fama.

Pero antes de despedirse, el can dejó un regalito, pues defecó dentro del área, en el sector del arco de Universidad de Concepción que defendía Manuel García.

La transmisión de TNT Sports captó el momento del perrito haciendo sus necesidades muy suelto de cuerpo. Cuando el cuerpo avisa no hay mucho que hacer…

Pero el duelo no se podía seguir jugando con los desechos del can casi en la línea del arco. García se sacó los guantes, fue por una bolsa y personalmente retiró la caca del perro, mientras un funcionario arrojaba agua sobre el lugar del delito.