Corría el minuto 89 cuando Diego González recibió su segunda tarjeta amarilla. El defensor de O'Higgins bajó a Mathias Pinto y el juez del partido, Rodrigo Carvajal, no lo dudó. Le sacó otra amonestación y, por ende, lo expulsó del partido que el Capo de Provincia le igualó sobre la hora a Ñublense en el estadio Nelson Oyarzún Arenas de Chillán. 

El zaguero de 24 años no quedó para nada contento con la decisión, toda vez que resultó con el rostro ensangrentado. El Oso quiso ir contra el árbitro para reclamarle con furia por la determinación, pero entre Fausto Grillo y el portero Alexis Martín Arias frenaron al marcador que en algún momento militó en el Palmeiras de Brasil y que retomó la titularidad tras superar una gravísima lesión en la rodilla. "Vuelto loco no más el defensor, está sacado", describió Marcelo Muñoz, el periodista de campo de juego que participó en la transmisión de TNT Sports.

 

"Mira cómo tengo la boca", reclamó González, quien ha jugado ocho partidos para el elenco rancagüino en el Campeonato Nacional 2022.  No podía creer que ese choque terminara con él fuera del partido. Pero faltaba el gol que le valió un punto y un festejo desaforado al técnico argentino Mariano Soso. El espigado delantero Esteban Moreira empató el duelo prácticamente sobre la hora. 

Y eso, sumado a lo caldeados que quedaron los ánimos, desató una batahola al cabo del pitazo final, que dejó a Ñublense en el tercer lugar del torneo por detrás de Colo Colo y Curicó Unido, que se verán las caras en la 27° jornada. Diego González insistió en el reclamo, aunque el capitán de los Diablos Rojos, Nicolás Vargas, consiguió calmarlo. 

Facundo Castro se abroncó con un miembro del staff de los chillanejos. Y el portero suplente de los ñublensinos, Hernán Muñoz, se sumó a la discusión y encaró al rápido extremo uruguayo, quien no se amilanó. Finalmente, después de varios minutos de un clima tenso y caliente, las cosas volvieron a la normalidad. 

Alexis Martín Arias también tuvo un final aparte

Alexis Martín Arias fue otro que vivió el final de una manera especial. Celebró con todo el gol de Moreira, recibió algún proyectil que lo mandó al piso, aunque se repuso casi de manera automática. Hizo un "Pato Yáñez" a la tribuna que estaba a la espalda de su arco. 

Y eso provocó una gran molestia de los rivales, que fueron a buscarlo apenas se terminó el compromiso. El uruguayo Facundo Barceló, autor del primer tanto de los celestes, fue quien escoltó al ex meta de Unión La Calera. "No sé, estaba bastante lejos de lo que pasó. Parece que la gente le tiraba cosas a Alexis y lo fueron a encarar. Yo no estaba ahí así que me lo perdí", expresó el zurdo Matías Marín, quien regaló una asistencia en Chillán.

En el lado de Ñublense, quien explicó parte del sentir del equipo fue el ayudante del recientemente operado de apendicitis aguda Jaime García. Diego Santelices manifestó que "hablamos un poco y nos cargan la mano, pero debemos mejorar para no dejar esa imagen del club" en alusión al combo que Lorenzo Reyes le propinó a Bastián Roco luego de que Huachipato los eliminara en los cuartos de final de la Copa Chile mediante una tanda de penales.