Fabrizio Romano está en el ojo del huracán, pues recibió una gravísima acusación proveniente desde Dinamarca. El reputado periodista italiano, una eminencia en el reporteo del mercado de pases, fue involucrado en un caso de soborno a raíz de una información que entregó sobre una promesa sueca que juega en aquel país.

Todo comenzó con un tuit que Romano lanzó el 28 de febrero de este año. Ahí alertaba sobre la situación de Roony Bardghji, un talentoso extremo derecho de 18 años que milita en el Copenhague. Aquel club fue el último rival que tuvo el Midtjylland de Darío Osorio en la Superliga.

“Extraño caso para Bardghji, uno de los mejores talentos de Europa. De ser pichichi con 10 goles del Copenhague a… cero minutos en los primeros partidos de 2024. La razón es que no tiene intención de firmar un nuevo vínculo a largo plazo: desde el verano, sólo le quedarán 18 meses y varios clubes importantes lo seguirán”, informó el reportero italiano en la exred social del pajarito.

De inmediato empezaron a surgir interesados en este jugador nacido en Kuwait: desde el Tottenham Hotspur de Inglaterra hasta el Barcelona de España aparecieron como interesados. O incluso el Manchester United, otro poderoso club de la Premier League, se apuntó en la lista.

Las conjeturas empezaron porque Romano dio a entender que la determinación de Bardghji generó que el cuadro de la capital danesa lo congelara. Eso sí, hay varias salvedades: la Superliga vivió un largo receso invernal que incluso motivó una pretemporada para todos los clubes participantes. Recién el 10 de febrero se reinició el certamen. Toda esa historia la recogió la revista Tipsbladet.

Acusan a Fabrizio Romano de aceptar un soborno: “Esto no puede considerarse periodismo”

El editor de Tipsbladet, Troels Bager Thogersen, fue quien lanzó la acusación en contra de Fabrizio Romano por un soborno. “Es tratado como un dios en las redes sociales, pero él muchas veces obtiene su información de los agentes y termina siendo el vocero de sus intereses”, afirmó.

“En este caso parece que el entorno del jugador quiere enviar un mensaje para presionar al Copenhague. Eso no puede considerarse periodismo. Es un negocio donde los equipos y los agentes necesitan pagar por publicidad. Eso nunca puede ser llamado periodismo. Es algo impulsado solamente por intereses comerciales”, agregó Bager Thogersen.

De hecho, el citado medio informó que Fabrizio Romano rechazó conceder una entrevista para enfrentar el tema. Tampoco hizo alguna declaración pública a través de sus redes sociales, donde cuenta casi 50 millones de seguidores entre Instagram, YouTube y X, más conocido como Twitter.

Para colmo de Romano, Roony Bardghji volvió a ver minutos en el Copenhague: en el descanso de la derrota frente al Midtjylland, reemplazó a Oscar Hojlund. Y algo de peligro generó ante los Lobos, que le pusieron broche de oro al 2-0 gracias a una rapidísima intersección de Darío Osorio para anotar su quinto gol en la Superliga de Dinamarca.

¡Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News!